La recaudación empujará la suba de jubilaciones de junio: cuánto estiman de aumento

0
129

Los salarios formales mejoraron un 13,4% en el primer trimestre y esperan que los haberes que paga la Anses se incrementen como mínimo un 10%, por encima del que habían tenido en marzo.

 

Termina abril y el ajuste en jubilaciones para el próximo trimestre está casi jugado. Con los datos de salarios y recaudación que ya se conocen de enero, febrero y marzo, se espera un incremento en los haberes, pensiones y asignaciones universales superior al que registraron en marzo, cuando sumaron un 8,07%, y que podría estirarse hasta más de un 12%.

Se trata de la segunda actualización con la “nueva vieja fórmula” que entró en vigencia a fin del año pasado, que se rige en un 50% por los ingresos de la seguridad social y otro 50% por el avance que hayan tenido los sueldos durante el trimestre inmediatamente anterior. El esquema es el mismo que estuvo vigente entre 2008 y 2017, con la única diferencia de que en ese entonces era semestral.

En esta ocasión, el fuerte impulso que viene mostrando la recaudación jugará a favor de los desembolsos que deberá realizar la Anses, de la mano de una economía que crece en forma sostenida.

Hasta ahora, los recursos captados por la AFIP vía impuestos mostraron un ascenso del 54,1% interanual desde enero, aunque los que van destinados específicamente al organismo previsional mejoraron en torno a un 50%, estimó el economista Sergio Rottenschweiler, de la Universidad de General Sarmiento (UNGS). “En la movilidad de junio debería pegar bastante la parte de los recursos, que en el primer trimestre voló”, evaluó en diálogo con BAE Negocios.

Mientras tanto, el componente de los salarios mostró en febrero un primer indicio de recuperación, después de meses de perder por goleada contra la inflación y tras haber marcado un mínimo histórico en enero. De acuerdo al Índice de Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), los sueldos saltaron 6,2% en relación al mes previo, el valor más alto para ese indicador en un año. En enero, la suba había sido de apenas un 1,8% mensual.

El crecimiento continuó en marzo, con un salto del 4,9% que superó en 0,1 puntos porcentuales al IPC del mes, que dio sorpresivamente alto. De esta manera, el Ripte acumuló un 13,4% en el primer trimestre y logró ganarle por algunas décimas a lo que se movió el costo de vida.

De todas formas, la última palabra se tendrá en mayo con las cifras de marzo del Indec, que vienen más rezagadas. Y es que también hay que esperar a que el organismo de a conocer este viernes su propio índice de salarios de febrero, que toma en cuenta no sólo los registrados sujetos a aportes previsionales (inclusive los pagos extra) como el Ripte, sino también los informales. Por ejemplo, para enero el organismo estadístico mostró un alza del 3,3%, casi el doble del elaborado por el ministerio de Trabajo.

Con todo, la fórmula de movilidad se rige en un 50% por los ingresos de la seguridad social y el restante 50% por el índice de salarios del Indec o de Trabajo, el que de más alto. Por lo tanto, recién con el número de marzo se definirá cuál de estos dos se toma para ese tramo del ajuste previsional.

“Una estimación de 11,2% suena razonable, con un 12,3% como escenario de máxima”, apuntó Rottenschweiler.

“En la movilidad de marzo influyó más el salario”, recordó, y precisó que el indicador de febrero del Indec de los sueldos “puede llegar a superar un poquito al Ripte”.

«Con un escenario conservador en la recaudación, las jubilaciones podrían subir un 10%», evaluó por su parte Hernán Letcher, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que tampoco descarto que el porecentaje pueda llegar a un 11,3% u 11,5%, si se tiene en cuenta que «en marzo del año pasado la recaudación había caído» lo que llevará la comparación interanual a niveles altos.

Jubilación mínima y bonos

Actualmente, la jubilación mínima se ubica en 20.517 tras haber aumentado un 8,07% en marzo. Con la fórmula previa, el incremento hubiera sido del 7,18%. Si bien la suba se ubicó por debajo de la inflación acumulada desde el alza previa de diciembre, los pagos extra de $1.500 en abril y mayo estiran la mejora para el quinto mes del año al 16% nominal y al 1,6% si se descuenta la inflación (0,8% en el total percibido desde enero), estimó en un informe la Universidad de Avellaneda.

 

Fuente: BAE Negocios 

Op: Tejada Jeremías.