Con los números sobre la mesa, que muestra un control de la pandemia en San Juan, el gobernador Sergio Uñac decidió blindar la provincia hasta el 3 de mayo. En rigor, en el decreto firmado por el jefe del Ejecutivo provincial afianza el cerrojo en los límites con las provincias de La Rioja, San Luis y Mendoza (el paso internacional a Chile se cerró hace algunas semanas).

Repite lo hecho hasta ahora de obligar a las personas que ingresen a San Juan a cumplir con el aislamiento de 14 días en los lugares que determinen las autoridades de las áreas de Salud Pública, Turismo y la Secretaría de Seguridad. Y aclara que seguirán corriendo los gastos de hospedaje a de las personas y no del Estado.

En tanto que deja escrito que quien no respete las disposiciones van a ser denunciados por Resistencia a la Autoridad, de acuerdo a lo que prevé el artículo 239 del Código Penal.

Los únicos que podrán ingresar y salir de San Juan, pero con estrictas normas sanitarias y de conducta, son los choferes de los transportes de carga, para garantizar al debido abastecmiento de alimentos e insumos.

Las autoridades locales creen que, sin estar el virus circulando en San Juan pero con muchos contagios y muertos en las provincias vecinas, preservar la sanidad puertas adentro es lo más conveniente. Claro, es clave que se mantenga la cuarentena tal como se disponga, que la gente no se relaje.

Hasta el momento y según se desprende del último parte oficial del Ministerio de Salud Pública de la provincia, en San Juan hay dos casos confirmado de coronavirus. En tanto que hay 34 casos sospechosos que esperan resultados.