A través de preguntas, el taller de masculinidades hace que los hombres cuestionen la violencia

El primer paso para eliminar la violencia de género es interrogarse a sí mismo sobre las actitudes y prácticas cotidianas.

 

Cuando un hombre es derivado por el Poder Judicial a hacer talleres de nuevas masculinidades, uno de los primeros pasos a seguir es cuestionarse las actitudes violentas. Por este motivo, se suele preguntar: “¿Cuál es el tema habitual de enojo en la pareja?”, «¿Identifica lo que lo hace enojar?”, “¿Qué siente cuándo se enoja?”. Pero, más allá de un cuestionario que hay que seguir, son interrogantes que se van desarrollando durante la terapia.

 

El Protocolo de Actuación del Dispositivo Psico-Socio-Educativo para Hombres que Ejercen Violencia por Motivos de Género se desarrolla en el marco de articulación interinstitucional entre el Ministerio de Salud de la Provincia, el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social y también el Poder Judicial. En él, el Poder Judicial deriva a las diferentes zonas sanitarias de San Juan a varones con causas de violencia de género.

 

Ana Grynszpan, referente de la Unidad de Salud Mental de la Zona Sanitaria V, lugar donde se realizan este tipo de talleres, indicó a Diario Huarpe que los cuestionamientos que van hacia la raíz de la violencia de género como “¿por qué te enojas?” tienen que ver con un mecanismo para que la persona se dé cuenta de sus conductas. En este sentido, la profesional explicó que se busca acompañar en una deconstrucción sociocultural al paciente.

 

Esto quiere decir que los talleres no son punitivos, es decir, nada tienen que ver con la condena que el Poder Judicial haya impuesto, sino que se relaciona con cuestiones psicosociales. Grynzspan explicó que este tipo de dispositivos funcionó bastante bien, ya que se pudo conversar con los pacientes sobre temas de deconstrucción.

“Hay personas con las que creíamos que no se iba a poder revisar ciertas estructuras y, finalmente, pudimos hablar sobre ellas. Lo importante es que el paciente se cuestione si sus actitudes son individuales o forman parte de discursos aparejados desde antes”, explicó al respecto.

 

En este sentido, Grynzspan planteó que, más allá de los talleres, la metodología de terapia la decide el terapeuta. “Hay veces que es más efectivo hacer terapias individuales, en las zonas menos urbanas no se abren si hay otras personas”, expresó.

 

Respecto a dónde se llevan a cabo este tipo de terapias, la profesional indicó que, hasta hace un tiempo, las derivaciones eran en la Zona Sanitaria V. Sin embargo, Grynzspan está realizando capacitaciones hacia sus colegas de las demás zonas sanitarias para que se puedan desarrollar estos dispositivos en otros departamentos. En este sentido, la profesional indicó que los trabajos se realizan en equipos interdisciplinarios conformados por trabajadores sociales, psicólogos y psiquiatras.

 

“Lo importante es que se entienda que no son cuestiones punitivas, que nosotros buscamos desestructurar las estructuras de violencia de género. Siempre con perspectiva de género”, concluyó la profesional.

 

Fuente: Diario Huarpe 

Op: Tejada Jeremías.

Los comentarios están cerrados.