La ministra de Economía, Silvina Batakis, cerró este martes su primera visita a Washington como titular del Palacio de Hacienda. Después de una nutrida agenda que incluyó reuniones con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), inversores, empresarios e integrantes del Departamento del Tesoro, la funcionaria vuelve a Buenos Aires. Se va luego de ratificar las metas que Argentina tiene acordadas con el organismo internacional y de transmitir que su gestión tiene “un apoyo fuerte” de todos los sectores de la coalición de gobierno.

En diálogo con la prensa en la embajada argentina en Washington, Batakis dijo que en las reuniones con el FMI no se discutieron las metas en sí. “Estuvimos hablando de cómo vamos a cumplir las metas y cómo van a ser las revisiones y el cronograma de reuniones para poder seguir trabajando”, explicó.

Batakis continuó este martes con la maratónica agenda de encuentros que tenía preparada para su visita a la capital estadounidense. Primero, una reunión adicional con integrantes del FMI, de la que participaron la subdirectora del Departamento Occidental, Julie Kozack, y el jefe de la misión para Argentina, Luis Cubeddu. Después, un desayuno de trabajo con inversores de Wall Street. Finalmente, un diálogo con empresarios.

La ministra es consciente de la importancia de su visita, tras la inestabilidad generada en Argentina durante el fin de semana en el que el país no tuvo a nadie a cargo del Palacio de Hacienda. El episodio “generó mucha volatilidad”, evaluó Batakis, quien considera que gran parte de la agenda en Washington tuvo que ver con que varios sectores pudieran conocerla.

Uno de los principales focos de la visita estuvo puesto en el respaldo político detrás de la llegada de Batakis al Ministerio de Economía. Este martes, la funcionaria aseguró que tiene el apoyo de “todos los sectores” del oficialismo. “Hoy estamos en una coalición de gobierno y dentro de esa coalición de gobierno hay un equilibrio, que efectivamente está dado para que podamos implementar estas medidas y vayamos desarrollando todo lo que tenemos que desarrollar para calmar la economía argentina”, subrayó.

Batakis indicó que, en el diálogo con empresarios, el tema de la inflación no apareció. Sí lo hizo, en cambio, en los encuentros con el FMI. “Por supuesto, en el FMI salieron todos esos temas, la planificación de cada una de las políticas para tratar de ir regulando, tratando de calmar a la economía”, agregó.

En su visita, la ministra de Economía se mostró convencida de que la guerra en Ucrania puso de manifiesto que Argentina puede ser un oferente global en materia energética. Aunque el país esté importando energía, ella no descarta que pueda ser “parte de la solución” a un problema que ocurre a nivel mundial. “Necesitamos inversiones de todo tipo”, aclaró.

Desde la capital estadounidense, Batakis también destacó el anunció del crédito del Banco Mundial de 200 millones de dólares para la “creación de empresas productivas de base tecnológica, el apoyo a los emprendedores y el acceso al capital privado”, según lo describió la institución financiera. Será financiamiento para pequeñas y medianas empresas.

La ministra, en cambio, le restó importancia a las palabras del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, quien el lunes publicó una columna de opinión en el Wall Street Journal. En ella, el titular del organismo regional afirmaba que “el tumultuoso historial financiero de Argentina afecta los costos del banco”.

Hace sólo unas semanas, Página|12 había adelantado que Claver-Carone, quien llegó a la jefatura del BID por la presión ejercida por Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump, bloquea un crédito de 500 millones de dólares a la Argentina. Claver-Carone también es el mismo que reconoció públicamente que el FMI le otorgó el préstamo más alto de su historia al Gobierno de Mauricio Macri para ayudarlo en su búsqueda de la reelección.

Batakis llegó a Washington el domingo pasado y comenzó sus actividades al día siguiente. En su primera jornada de visita oficial, tuvo un encuentro con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien consideró a la reunión como “productiva”. Las dos compartieron 20 minutos a solas en el marco de una reunión general que duró casi tres horas. “Damos la bienvenida a sus acciones iniciales para fortalecer la sostenibilidad fiscal y estuvimos de acuerdo en la importancia de una implementación decisiva del programa para encarar los desafíos económicos y sociales de Argentina”, tuiteó Georgieva tras el encuentro.

En Estados Unidos, Batakis también se entrevistó con el director de operaciones del Banco Mundial, Axel Van Trotsenburg, y con David Lipton, asesor del Departamento del Tesoro y ex número dos del FMI en el momento en que el organismo internacional le dio el crédito de 44 mil millones de dólares al Gobierno de Macri.

La agenda tuvo el objetivo de que a la ministra “la conozcan y que la escuchen», según había pedido el presidente Alberto Fernández. «Después de esta primera intensa jornada de trabajo, la han escuchado con interés”, le dijo el lunes el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello, a este medio.

Por Aldana Vales