Incorporan material de difusión en lenguas de comunidades originarias contra la trata

El Comité de Lucha contra la Trata de Personas incorporó folletería y material de concientización y difusión en comunidades de distintas regiones del país, en el marco de la promoción de la Línea 145 de atención y denuncias.

El Comité de Lucha contra la Trata de Personas incorporó folletería y material de concientización y difusión en lenguas de comunidades originarias de distintas regiones del país, en el marco de la promoción de la Línea 145 de atención y denuncias, con un criterio federal e inclusivo, según se informó.

Edilberto Soto de la Cruz, de nombre indígena Wanka Willka, del Instituto de Educación Superior Intercultural, tradujo al quechua, el idioma indígena con mayor presencia en Argentina, todo el material disponible, precisó desde un comunicado la Jefatura de Gabinete de Ministros.

El quechua es una familia de idiomas que se habla desde Colombia hasta el norte de la Argentina y Chile, pasando por Ecuador, Perú y Bolivia. Según la Unesco, en nuestro país unas 80.000 personas lo hablan, aunque especialistas en el tema “extienden esta cifra a más de 400.000, que habitan mayormente en Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Buenos Aires”, apuntaron en el comunicado.

Asimismo, gracias a la traducción de Rubén Álvarez, de la comunidad toba-qom de San Carlos, Formosa, el Comité profundizó su tarea de difusión ahora también para los integrantes del pueblo qom.

El idioma se denomina qom l’aqtac, y forma parte de la familia lingüística mataco-guaicurú, en tanto, el término qom significa «persona» o «gente», hace referencia al pueblo en su conjunto y agrupa al pueblo toba, pilagá y mocovíes.

Se estima que en Argentina viven actualmente más de 60 mil hablantes del idioma, las principales comunidades de este pueblo se encuentran en las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe y Salta, aunque muchos han emigrado a otras regiones del país.

Con el nuevo material de concientización en lenguas originarias, el Comité continúa expandiendo sus políticas públicas, involucrando a todas las comunidades en la prevención y persecución del delito de la trata y explotación de personas.

Fuente: TÉLAM

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.