Vizzotti: «Si más personas se testean vamos a poder controlar las hepatitis virales»

La ministra de Salud participó de una jornada para la promoción y prevención de las Hepatitis B y C, que se desarrolló en el hall central del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, donde se realizaron test rápidos para el diagnóstico y vacunación gratuita.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, destacó este jueves que «se quintuplicó el número de tratamientos» de pacientes con hepatitis virales y afirmó que si una mayor cantidad de personas realizan el test de detección y acceden a la asistencia médica correspondiente se podrá «controlar e inclusive eliminar» este tipo de enfermedades.

Vizzotti participó la mañana de este jueves de una jornada para la promoción y prevención de las Hepatitis B y C, que se desarrolló en el hall central del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires, donde se realizaron test rápidos para el diagnóstico y vacunación gratuita, en el marco del Día Mundial de las Hepatitis Virales.

«Hoy visualizamos lo que se tiene que trabajar los 365 días del año, para poder fortalecer el diagnóstico y estimular el testeo es muy importante saber que tenemos hepatitis B o C, que existen tratamientos y lo más importante es la prevención con la vacunación tanto para la hepatitis A como para la B», señaló Vizzotti.

Acerca de la inoculación, remarcó que «gracias a la vacunación no tenemos trasplantes de hígado por hepatitis A en niños desde el 2007 y Argentina es uno de los pocos países del mundo en tener vacunación universal de la hepatitis B, que también es una causa de cirrosis y trasplante».

En tanto, la ministra hizo hincapié en que «hay personas que se curaron gracias al tratamiento que es muy efectivo» y destacó que «se quintuplicó el número de tratamientos».

«Si logramos que las personas se testeen y accedan al tratamiento vamos a poder controlar e inclusive eliminar las hepatitis virales», remarcó.

«Cualquier persona pudo haber estado expuesta al virus, por una transfusión, un parto, o tratamientos más simples como odontológicos, manicuría, pedicuría, tatuajes o piercings. Es imposible que no hayan estado expuestos a elementos cortopunzantes mal esterilizado»Rubén Cantelmi, presidente de la Fundación Buena Vida

Durante la jornada en el hospital Clínicas, decenas de personas formaron fila para ser testeados mediante un pinchazo y extracción de sangre del dedo anular, para recibir el resultado a los 15 minutos.

«Es una jornada de toma de conciencia sobre todo porque se trata de enfermedades asintomáticas. Nuestro objetivo es que en el 2030 las hepatitis virales sean un recuerdo», indicó Esteban González Ballerga, jefe de la División de Gastroenterología del Hospital de Clínicas.

Así, Ballerga explicó que los testeos son para detectar si tuviste o no contacto con el virus de la hepatitis B y C.

En los casos en que las personas testeadas manifestaron no estar vacunados contra la hepatitis B, podían inocularse en el entrepiso del hospital.

El especialista sostuvo que «la vacunación tiene poca repercusión a pesar de la experiencia Covid, y la vacuna es muy efectiva y muy segura».

«La mayor duda que presenta la gente es con respecto a la vacuna de la hepatitis B, pero es importante que la gente se vacune», afirmó Guillermo Testa, paciente recuperado e integrante de la Fundación HCV Sin Fronteras.

A la vez, mencionó que «lo importante es que si a la persona le da positivo se adhiera al tratamiento, porque esto evita a largo plazo el ingreso a la lista de espera para un trasplante de hígado».

Con respecto a la hepatitis C, Ballerga detalló que actualmente hay tratamientos «muy efectivos» y que los pacientes pueden curarse en un plazo de «entre 8 a 12 semanas».

«El grado de aceptación al testeo fue excelente. Les explicamos por qué tienen que hacerlo porque hay un desconocimiento alto de la patología, se confunden los virus de A, B, o C, y las formas de transmisión», indicó Rubén Cantelmi, presidente de la Fundación Buena Vida.

«Cualquier persona pudo haber estado expuesta al virus, por una transfusión, un parto, o tratamientos más simples como odontológicos, manicuría, pedicuría, tatuajes o piercings. Es imposible que no hayan estado expuestos a elementos cortopunzantes mal esterilizado», enumeró.

En la actividad desarrollada en el hospital escuela de la UBA participaron, además de funcionarios del Ministerio de Salud, representantes de la Sociedad Argentina de Hepatología (SAHE), de la Asociación Buena Vida, de la Fundación HCV Sin Fronteras, del departamento de Hepatología y Virología del Hospital de Clínicas y del ANLIS-Malbrán y del Programa de Inmunizaciones del gobierno porteño.

Fuente: TÉLAM

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.