Estados Unidos declaró este jueves una emergencia de salud pública por la viruela del mono, lo que le permitirá desembolsar fondos, recopilar datos y movilizar a más personal en la lucha contra la enfermedad. Hasta el momento, hay 6.600 personas infectadas con el virus en aquel país.

«Estamos preparados para elevar la respuesta un nivel más para abordar este virus, e instamos a todos los estadounidenses a que se tomen en serio la viruela del mono y asuman la responsabilidad de ayudarnos a hacer frente a este virus«, dijo el secretario de Salud y Servicios Humanos, Xavier Becerra.

La declaración se produjo más de una semana después de que el jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijera que la situación «extraordinaria» califica como una emergencia mundial.

Si bien la enfermedad se propaga principalmente entre hombres que tienen sexo con hombres, el excirujano general de EE.UU., Jerome Adams, aseguró que «es solo cuestión de tiempo antes de que el brote se expanda en la población de manera más amplia».

Adams se encuentra entre los profesionales que pidieron a la administración de Biden que tome medidas más agresivas para la situación en rápida evolución.

La enfermedad se detectó por primera vez en los Estados Unidos en mayo, y según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi todos los casos informados se han producido a través del contacto sexual de hombre a hombre.

La viruela del mono se transmite de persona a persona, generalmente a través del contacto cercano con secreciones respiratorias, lesiones cutáneas infectadas u objetos recientemente contaminados, según la Organización Mundial de la Salud.

Se pueden usar vacunas para prevenir la viruela del simio tanto antes como después de la exposición, pero no ha habido suficientes dosis disponibles.

Hasta el 22 de julio, la administración Biden distribuyó más de 300 mil vacunas contra la viruela del mono en todo el país.

En el mundo

La enfermedad comenzó a propagarse cuando el mundo todavía estaba lidiando con la pandemia de coronavirus, y ya está presente en más de 70 países. A diferencia de la covid-19, la viruela del simio no es una enfermedad nueva y no es de fácil transmisión.

La identificación de casos a través de pruebas y luego el rastreo de contactos sigue siendo clave para detener la propagación comunitaria, según el director general de la OMS. Las vacunas también son una estrategia importante, dijo al declarar la emergencia mundial.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad pueden comenzar a aparecer de siete a 14 días después de la exposición al virus e incluyen fiebre, dolores musculares, agotamiento y una erupción que puede aparecer en el cuerpo.

Si bien puede ser fatal en áreas con atención médica deficiente, no tiene altas tasas de mortalidad.