Las ventas minoristas pymes retrocedieron 3,5 por ciento anual y 6 por ciento mensual en julio, medidas a precios constantes, de acuerdo al relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). A pesar del retroceso, en lo que va del año las ventas acumulan un crecimiento del 3,8 por ciento respecto al mismo periodo de 2021.

El informe de CAME expresó que «en julio, la incertidumbre sobre el futuro de corto plazo, los problemas de abastecimiento y los movimientos atípicos de precios caracterizaron los principales comentarios de los comerciantes relevados», explicando la caída reflejada en rubros analizados.

Cuatro de los seis rubros relevados redujeron en julio sus ventas interanuales:

-Alimentos y Bebidas. Las ventas cayeron 6,2 por ciento en la comparación interanual y 9,3 por ciento en la intermensual, medidas a precios reales. “Los empresarios consultados justifican este comportamiento fundamentalmente por la suba de precios. Además, algunos de ellos comentaron acerca de la problemática de la logística de remarcar precios evaluando costos de reposición dinámicos. Esto genera ineficiencias y aumentos de costos de personal que alimenta la espiral de precios”, remarcó CAME.

-Bazar, decoración, textiles para el hogar y muebles. Las ventas de este ramo registraron un declive de 4,6 por ciento en la comparación interanual y de 7,6 por ciento intermensual, medidas a precios reales. Los comerciantes relevados enfatizaron que se vieron afectados por los faltantes de mercaderías, así como incrementos en los precios de reposición de sus productos.

-Calzado y marroquinería. Las ventas en julio disminuyeron 2,5 por ciento anual y 6,2 por ciento mensual, medidas a precios constantes. Esta caída representa la más importante contabilizada por este sector desde la recuperación económica pos pandemia.

-Textil e indumentaria. Las ventas declinaron 12,7 por ciento anual en julio y 4,9 por ciento en la comparación mensual. Fue el rubro de mayor retracción y es el tercer mes consecutivo en que caen las ventas.

Los dos rubros que escaparon de la tendencia general y crecieron de manera interanual en julio fueron:

-Farmacia y perfumería. A diferencia de los rubros anteriores, las ventas en julio crecieron 3,2 por ciento interanual, aunque bajaron 4,4 por ciento en la comparación mensual. Los negocios consultados destacaron los problemas y demoras que están teniendo para cobrarle a las obras sociales. Esta situación genera cierto desfasaje financiero dado que los precios de reposición terminan siendo más elevados.

 

-Ferretería, materiales eléctricos y materiales de la construcción. Las ventas subieron 4,8 por ciento anual en julio (a precios constantes) pero descendieron 2,1 por ciento en la comparación mensual. CAME remarcó que fue uno de los rubros más afectados por la retracción en las entregas de proveedores frente a los saltos en el dólar blue y la expectativa de un shock devaluatorio del tipo de cambio oficial.