Tarjetas de crédito: aumentan 64% los préstamos personales para pagar deudas

Debido a la inflación, el impacto de los precios castiga el bolsillo de los trabajadores. Ante el uso de la tarjeta de crédito para cubrir gastos corrientes, aumentaron los préstamos personales, en la aventura de llegar a fin de mes.

La inflación y el aumento del costo de vida impactan de forma directa en el bolsillo de los argentinos. Los salarios parecen rendir menos y cuesta llegar a fin de mes con el salario promedio. Es por eso que el mes de julio marcó un récord en solicitudes de créditos personales, con una suba interanual del 64,2%. Uno de los mayores generadores de deuda es el pago del resumen de las tarjetas de crédito.

Llegar a fin de mes parece ser la batalla que día a día, millones de argentinos deben afrontar. Alimentos, servicios, tarifas, saltos en el dólar, un combo de variables que impactan de lleno en el bolsillo y obligan a buscar nuevas fuentes de ingresos para “emparchar” el agujero de gastos mensuales.

De acuerdo a un informe privado, cada vez más familias eligen financiarse a través de préstamos personales. En julio 2022, este tipo de créditos movieron un volumen de $32.252 millones y registraron un incremento del 3,8% respecto a junio. Se observó, según el relevamiento, un crecimiento sostenido en los últimos 24 meses de las solicitudes de este tipo.

Préstamos personales: la misión de llegar a fin de mes

El INDEC informó el jueves pasado que la inflación de julio trepó un 7,4% y acumula 46,2% en lo que del año. Con paritarias en pugna, que parecen siempre correr de atrás a las subas de precios, llegar a fin de mes se convierte en una misión casi imposible.

El informe de First Capital Group mostró el crecimiento en la demanda de los préstamos personales, como “salvavida” para contar con recursos y pagar deudas y financiar consumos corrientes, como alimentos y pagos de servicios, especialmente aquellos originados en tarjetas de crédito.

De acuerdo al relevamiento, esta línea otorgó un total de $880.125 millones acumulados en el lapso julio 2021 a julio 2022, representando un crecimiento interanual del 64,2%. En el mismo período anterior, es decir, julio 2020 a julio 2021, el monto de las solicitudes fue de $536.102, tomando como parámetro el duro momento ocasionado por la crisis económica durante las restricciones de la pandemia.

“Durante los períodos que se percibe el Sueldo Anual Complementario, los saldos de las carteras no crecen de manera importante, pues se reciben muchas cancelaciones de cuotas gracias a los ingresos no habituales percibidos por los deudores. En este caso particular, como el crecimiento es inferior al aumento del costo de la vida esperado para este mes, estamos en presencia de un retroceso en términos reales”, explicó Guillermo Barbero, socio de First Capital.

El trabajo deja en evidencia, además, que el crédito bancario hacia el sector privado está estancado en valores reales. Aunque en un contexto de inflación desatada, la cantidad de pesos que se prestan en forma de consumos con tarjeta de crédito, préstamos personales, créditos hipotecarios y otras líneas se mantienen crecientes únicamente en cantidades nominales.

Durante julio de este año, el saldo total de préstamos en pesos al sector privado alcanzó los $5.737.968 millones, representando una suba interanual de $2.547.146 millones, equivalente a un aumento del 79,8% anual, valores que se encuentran muy cercanos a la inflación del período. El crecimiento mensual ha sido de $303.840 millones lo que representa un 5,6%, por debajo del valor de la inflación esperada para este período.

Gastos en tarjetas de crédito: el salvavidas para llegar a fin de mes

Por su parte, las compras con tarjetas de crédito también subieron alcanzando los $1.650.615 millones, lo cual significa un aumento de un 2,5% respecto al cierre del mes pasado, unos $40.108 millones por encima de junio y seguramente muy por debajo de la inflación esperada. El crecimiento interanual, llegó al 66,8%, y en este caso no alcanzó los niveles de la inflación del período.

“Finalizado el período de promociones efectuado por el comercio electrónico y ante la suba de las tasas de interés dispuestas por la Autoridad Monetaria, se aprecia una caída de las ofertas de venta en cuotas sin interés, por tal motivo vemos una caída en términos reales de los saldos acumulados de este rubro”, concluyó Barbero.

Fuente: ÁMBITO

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.