Camioneros renegocia en silencio extras de 10% a 20% en su paritaria

El sindicato de Camioneros, que lidera Hugo Moyano, inició contactos con los empresarios de la actividad para plantear un aumento salarial para la mayoría de los trabajadores previo a la reanudación formal de su discusión paritaria, tal como había adelantado este diario. El gremio, que había pactado en abril una suba de 31% por un semestre y discutir en octubre la segunda parte de su acuerdo, reclamó un adicional de entre 10% y 20% para más de la mitad de los 220 mil choferes involucrados en el convenio colectivo 40/89.

La solicitud fue planteada en reserva y a varias de las cámaras de empresas transportistas. El objetivo de la organización es llevar al 20% el adicional que perciben por cada especialidad los trabajadores del sector, y que en la actualidad sólo cobran los de algunas actividades como transporte de combustibles, de cargas peligrosas o de caudales. Choferes como los de larga distancia no perciben extra alguno sobre sus salarios básicos por este ítem, mientras que otros cobran adicionales que van del 10% al 16%.

Moyano trazó en las paritarias de este año un camino diferenciado del resto. En un principio, cuando reclamó antes de iniciar las discusiones un extra de $20 mil para los básicos de toda la actividad como ajuste por el acuerdo de 2021, que hubiera llevado aquel arreglo a un ajuste total de 85%. Luego desechó esa alternativa –inspirada en el monto que había validado Cristina de Kirchner para los trabajadores parlamentarios- y aceptó un arreglo parcial por el primer semestre de la paritaria: 15% de aumento en mayo y 16% en septiembre, en momentos en que sus pares de la CGT firmaban subas en torno del 60% para todo el año.

El objetivo del dirigente es elevar los sueldos básicos de toda la actividad, con mayor impacto en las ramas con menores ingresos, como paso previo a la discusión por los seis meses restantes de la paritaria, que de ese modo se darían sobre un piso más alto. Además de larga distancia el pedido apunta servicios con gran cantidad de choferes como el de logística, correo, expresos y mudanzas y hasta la recolección de residuos, que perciben 16% de adicional en sus básicos, cuatro puntos menos que los reclamados por la organización.

La primera reacción de las cámaras patronales fue derivar el planteo a las federaciones que negocian la paritaria: Faetyl y la Fadeeac. Los empresarios advierten que el reclamo tiene un impacto económico tal que amerita ser incorporado a la negociación salarial general, que recién debería arrancar el mes que viene. Para los más de 100 mil trabajadores que no cuentan con un adicional de ese valor, el pedido representaría una mejora de bolsillo de 10% como mínimo y de hasta 20% en algunos casos.

El planteo coincide con una instancia de relativa calma de un sindicato más acostumbrado a la tensión de las negociaciones, con la excepción del servicio de grúas para acarreo de vehículos en la ciudad de Buenos Aires. También, con un período en que el número uno del gremio trabó una relación sólida con Alberto Fernández que dio como fruto un subsidio de $6.000 millones al año para el transporte de cargas por carretera, y en el que su hijo mayor y triunviro de la CGT, Pablo Moyano, se mantiene cercano a Cristina de Kirchner.

FUENTE: AMBITO

OPERADOR: ANA PAULA CARRASCO

Los comentarios están cerrados.