Por la tarde, un numeroso grupo de adolescentes autoconvocados marcharon al Centro Cívico pidiendo por gabinetes psicológicos, más tarde, ya caída la noche, un centenar de personas asistió primero a la misa y después giró en los alrededores de Plaza 25 orando por los jóvenes. Todo se dio a raíz del suceso que conmocionó a la provincia con la muerte de una joven en el Centro Cívico hace unos días.

«Ninguna vida es descartable, ninguna persona vale menos que otra, todos somos valiosos»expresaron los fieles. Convocados por el equipo «Pastoral de Juventud de San Juan» y varios movimientos católicos juveniles,  primero se desarrolló una misa en la Iglesia Catedral para orar por los jóvenes que ya no están y pidiendo también por la vida de los jóvenes. «Le pedimos al Señor Jesús que renueve la esperanza en cada uno, consuele nuestro ánimo y nos ilumine para poder estar atentos a las distintas necesidades de los jóvenes. Sepamos escucharlos y acompañarlos», expresaron.

Los fieles junto a todo el grupo sacerdotal dieron una vuelta a Plaza 25 pero en cada estación aprovecharon para rezar, siempre teniendo a los jóvenes en el eje de la escena. Se vivieron momentos de profunda emoción debido a la situación de público conocimiento y que conmociona a la provincia.