Según un estudio del Observatorio Audiovisual del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), los hogares argentinos gastan por año un promedio de 300 millones de dólares en servicios de streaming.

El informe recoge los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) que mide los consumos desde 2016 a 2021. En este periodo, el gasto en plataformas de streaming aumentó todos los años, excepto en 2021, y la importación alcanzó los 2.565 millones de dólares.

El 70 por ciento de los servicios demandados se concentran en las plataformas Netflix, Spotify, HBO Max, Mubi y Disney Plus, entre otras. Mientras que los principales países  exportadores en Argentina son Estados Unidos, en un 88 por ciento, y Suecia, en un 12 por ciento.

Al tratarse de servicios contratados en el exterior, el fenómeno tiene un impacto directo en los Sistema de Cuentas Nacionales y se contempla como importaciones.

En ese contexto, además de las implicancias culturales que conlleva la importación de productos audiovisuales, el Incaa advierte que el fenómeno impacta directamente en la balanza comercial y deja un saldo deficitario.