¿Por qué nos disfrazamos en Halloween?

La tradición de lucir nuestros mejores atuendos aterradores el 31 de octubre se remonta a más de 2.000 años. Una reseña histórica de la fiesta de origen pagano y cómo fue su evolución

Aunque actualmente es un día de disfraces, dulces y niños; pero sus orígenes no fueron tan alegres (REUTERS)Aunque actualmente es un día de disfraces, dulces y niños; pero sus orígenes no fueron tan alegres (REUTERS)

También conocida como la Noche de Brujas, Halloween se trata de un festejo internacional que mueve a las personas a disfrazarse, pedir golosinas o incluso a hacer bromas bajo el lema “dulce o truco”. Para muchos adultos esta fecha también se traduce en fiestas temáticas y en la excusa perfecta para lucir sus mejores atuendos aterradores.

Pero eran los disfraces de Halloween de la primera mitad del siglo XX los que daban miedo de verdad. Basándose en las raíces paganas y cristianas de la festividad, como una noche para alejar a los espíritus malignos o reconciliarse con la muerte, respectivamente, la gente a menudo optaba por disfraces más mórbidos y serios que los de hoy en día inspirados en la cultura pop, según Lesley Bannatyne, una autora que ha escrito extensamente sobre la historia de Halloween.

“Antes de que se convirtiera en la fiesta familiar como la conocemos, el 31 de octubre estaba profundamente vinculado a fantasmas y supersticiones”, aseveró la experta en una entrevista. “Se veía como un día ‘fuera de lo normal’, cuando actuabas fuera de las normas de la sociedad. “El uso de disfraces macabros, no inspirados en el horror como los de hoy, pero simplemente espantosos, era una parte esencial”, agregó.

Cuál es el origen Halloween

En la actualidad, la mezcla de fiestas, sustos, bromas y caramelos dista mucho de los antiguos orígenes de Halloween (Getty Images)En la actualidad, la mezcla de fiestas, sustos, bromas y caramelos dista mucho de los antiguos orígenes de Halloween (Getty Images)

Los orígenes de los disfraces de Halloween pueden remontarse a más de 2.000 años. Los historiadores creen que el festival celta pagano de Samhain, que marcó el final del verano y el comienzo de la mitad “más oscura” del año en las islas Británicas, es el precursor de la festividad.

Se pensaba que, durante la celebración, el mundo de los dioses se hacía visible para los humanos, lo que resultaba en travesuras sobrenaturales. Algunas personas ofrecían golosinas y comida a los dioses, mientras que otras usaban disfraces, como pieles y cabezas de animales, para que los espíritus que deambularan pudieran confundirlos con uno de ellos.

“Escondidos detrás de sus disfraces, los aldeanos a menudo se hacían bromas entre sí, pero culpaban a los espíritus”, detalló Bannatyne. Y añadió: “Las máscaras y los encubrimientos llegaron a ser vistos como medios para salirse con la suya. Eso continuó a lo largo de la evolución de Halloween”.

Cuál es la influencia cristiana en Halloween

El cristianismo adoptó el 31 de octubre como una festividad en el siglo XI (Getty Images)El cristianismo adoptó el 31 de octubre como una festividad en el siglo XI (Getty Images)

Según National Geographic, Samhainse transformó cuando las autoridades cristianas se apropiaron de festividades paganas. Con la conquista del territorio celta por parte del Imperio romano, esta fiesta se mezcló con otras fiestas de origen romano como la Fiesta de la Cosecha. En el siglo VII, el papa Bonifacio IV decretó el 1 de noviembre el día de Todos los Santos para honrar en un único día a todos aquellos mártires que habían dado du vida por su fe.

“Así, la noche anterior, la víspera del Samhain, continuó celebrándose con hogueras, disfraces y desfiles, pero comenzó a llamarse la Víspera de Todos los Santos, en inglés All Hallow’s Eve, que terminó derivando en Halloween. Las tradiciones de Halloween difieren en los diferentes puntos del mapa, pero de manera general se encuentran los famosos dulces de Halloween, el truco o trato, los disfraces fantasmagóricos, tallar calabazas, encender hogueras, hacer bromas, visitar atracciones embrujadas, contar historias de miedo o ver películas de terror”, asegura la entidad sin ánimo de lucro.

Y sostiene: “Desde que surgió la Iglesia, importantes celebraciones cristianas, como Navidad, Pascua y Pentecostés, tienen vigilias que comienzan la noche anterior. Por ello, en muchas partes del mundo, en las celebraciones cristianas de la víspera de Todos los Santos sigue siendo tradición encender velas en las tumbas. En la historia, algunos cristianos se abstuvieron de comer carne en este día de vigilia”.

Desde máscaras improvisadas hasta las de Mickey Mouse

En 1840 los inmigrantes europeos transmitieron a América sus versiones de la tradición durante la Gran hambruna irlandesa (REUTERS)En 1840 los inmigrantes europeos transmitieron a América sus versiones de la tradición durante la Gran hambruna irlandesa (REUTERS)

Cuando la primera ola de inmigrantes irlandeses y escoceses comenzó a llegar a lo que ahora es Estados Unidos, en el siglo XVIII, las supersticiones, tradiciones y los trajes migraron con ellos. Una vez que Halloween entró en la cultura estadounidense, su popularidad se extendió rápidamente, según la historiadora de la moda y directora del Programa de Maestría en Estudios de Vestuario de la Universidad de Nueva York, Nancy Deihl.

“La gente en las zonas rurales de Estados Unidos realmente abrazó sus raíces paganas y la idea de que fuera una ocasión oscura, centrada en la muerte”, detalló Deihlen una entrevista. “Llevaban atuendos aterradores, que se hacían en casa con lo que tuviera a mano: sábanas, maquillaje, máscaras improvisadas. El anonimato era una gran parte del vestuario. El objetivo de vestirse debía ser estar completamente disfrazado”.

Las décadas de 1920 y 1930 vieron el surgimiento de disfraces influenciados por la cultura pop, junto con las primeras grandes empresas de fabricación de disfraces. The J. Halpern Company (más conocida como Halco) de Pittsburgh, Pensilvania, comenzó a otorgar licencias para imágenes de personajes de ficción tradicionales como Popeye, Olivia, Anita, la huerfanita, y Mickey Mouse, en esta época, según Bannatyne. “La gente también quedó fascinada con hacerse pasar por personajes marginales de la sociedad”, sostuvo, y agregó que piratas, gitanos e incluso personas sin hogar se convirtieron en opciones comunes de atuendos.

Miles de personas en todo el mundo esperan la llegada del Halloween. Durante esta celebración es habitual ver a muchos empleando su creatividad para lucir los mejores disfraces que bien pueden ser de monstruos terroríficos o de personajes de la cultura popular (Colprensa)Miles de personas en todo el mundo esperan la llegada del Halloween. Durante esta celebración es habitual ver a muchos empleando su creatividad para lucir los mejores disfraces que bien pueden ser de monstruos terroríficos o de personajes de la cultura popular (Colprensa)

Continuando con la tradición de viejas prácticas como el souling y la momia, las bromas de Halloween se convirtieron en un fenómeno común en América del Norte. A veces llegaron hasta el punto de generar vandalismo y disturbios. En un esfuerzo por desalentar los daños criminales, los funcionarios locales y nacionales intentaron reformular la festividad, y vestirse para ella, como una actividad para los niños más pequeños.

“A lo largo de su historia, el Halloween ha pasado por cambios de propiedad”, indicó al mismo medio Anna-Mari Almila, investigadora en Sociología del London College of Fashion. “Su conexión original con la muerte -continuó- se hizo cada vez más tenue, lo que dio lugar a diferentes tipos de disfraces”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, a medida que la televisión llevó la cultura pop a los hogares familiares, los disfraces de Halloween estadounidenses se asemejaron cada vez más a los superhéroes, personajes de cómics y figuras del entretenimiento. También se compraron cada vez más en tiendas: en la década de 1960, Ben Cooper, una empresa de fabricación, que ayudó a convertir Halloween en un fenómeno pop, poseía entre el 70 y el 80% del mercado de disfraces de Halloween, según Slate.

Los 60, un punto de quiebre

Fue por esta época cuando los adultos empezaron a vestirse para Halloween nuevamente (REUTERS)Fue por esta época cuando los adultos empezaron a vestirse para Halloween nuevamente (REUTERS)

“En términos generales, los años 60 marcaron un cambio en la forma en que nos vestimos para Halloween”, agregó Deihl. “Los adultos, en particular, comenzaron a deshacerse de las máscaras y la cobertura completa, optando por mostrar sus rostros. Los disfraces se convirtieron en una forma de interpretar una versión más ligera y especial de uno mismo: mostrarle al mundo que ‘eras’ la Mujer Maravilla o Luke Skywalker, o lo que sea”.

Pero todavía había un lugar para outfits de miedo, alentados por una gran cantidad de películas de terror que comenzaron a surgir en las décadas de 1970 y 1980, desde Halloween, de John Carpenter, hasta A Nightmare on Elm Street, de Wes Craven. Estas décadas también vieron a las comunidades homosexuales en todo el estado adoptar la festividad como una ocasión para usar atuendos extravagantes y realizar desfiles, lo que contribuyó a un auge en las fiestas de Halloween y la popularización de disfraces provocativos que “en las últimas décadas”, dijo Deihl, “a menudo han se inclinó hacia lo abiertamente sexy y cursi”.

A finales de 1970 y principios de 1980, Halloween evolucionó a como lo conocemos en la actualidad, gracias a la influencia del cine y las series de televisión estadounidenses (Photo by Gotham/FilmMagic)A finales de 1970 y principios de 1980, Halloween evolucionó a como lo conocemos en la actualidad, gracias a la influencia del cine y las series de televisión estadounidenses (Photo by Gotham/FilmMagic)

“Los disfraces de Halloween han pasado de ser un disfraz a un exhibicionismo total”, dijo Almila. “Hoy, es una gran celebración capitalista completamente separada de cualquier vestigio de cristianismo o paganismo, y más centrada en expresar las fantasías de la gente, lo que también explica su éxito a nivel mundial”.

“Creo que ciertamente se han vuelto más un reflejo de los tiempos en que vivimos”, agregó Deihl. “Pero también hay mucha menos gente haciendo sus propios trajes de Halloween ahora, y mucha menos creatividad personal en lo que usamos, en comparación con los primeros días. Creo que la gente se expresaría mucho más individualmente si crearan sus propios disfraces como solían hacerlo”, concluyó la especialista.

Op: Rosales Zamira

Los comentarios están cerrados.