La querella de Cristina Fernández de Kirchner pidió al juzgado federal de María Eugenia Capuchetti a cargo de la causa del atentado que profundice la investigación sobre Carolina Gómez Mónaco y María Mroue por su vínculo con Brenda Uliarte y Fernando Sabag Montiel. Gómez Mónaco es la asesora del diputado Gerardo Milman que estuvo con él en Casablanca dos días antes del atentado a CFK. Mroue es una de las primeras personas que llevó a los ahora conocidos como integrantes de la banda de los copitos a los programas de televisión en los que salieron criticando al gobierno. Según los datos de la querella, ambas son socias en un centro de estética.

La querella agregó además un elemento que para ellos confirma la sospecha. Está vinculado a lo que sucedió cuando se conoció el diálogo entre Milman y sus dos asesoras en la confitería Casablanca, el 30 de agosto, dos días antes del atentado y durante el cual el diputado habría dicho: «Cuando la maten, yo estoy camino a la Costa». Tras ese diálogo, según la querella, el centro estético que ambas compartían dio de baja sus redes sociales.

“Hay un elemento más que confirma nuestras sospechas y amerita ahondar en lo sucedido –sostuvieron–: ni bien salió a la luz lo que Milman habría dicho en Casablanca, Top Studio Obelisco dio de baja sus redes sociales. La única explicación es que sus dueñas hayan tenido algo que esconder vinculado a este delito. De hecho, Luxa Estética mantuvo sus redes sociales (más allá del posible lavado de dinero, tal vez no tiene relación con el atentado). Esto hace aún más raro lo sucedido con Top Studio: Gómez Mónaco no ocultó todos sus emprendimientos, sino uno. ¿Cuál? El que tenía con quien parece ser el vínculo con Sabag y Uliarte”. Claro está que ni Mroue ni Gómez Mónaco –señalaron– pueden ser citadas como testigos, ya que esto las convierte sin dudas en sospechosas.

Estos nuevos elementos de la trama del atentado comenzaron a aparecer a partir de la presentación de un abogado en Comodoro Py, que habló de los emprendimientos estéticos que tenían las asesoras de Milman, a quien denunció por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero.

«En concreto, se presentó una denuncia por un presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero que involucraría tanto a Gerardo Milman como a quien fue testigo en este proceso, Carolina Gómez Mónaco”, explicó la querella de CKF a cargo de Marcos Aldazabal y José Ubeira. También fue denunciaron a la hermana de Carolina, Daniela Gómez Mónaco. La querella aludió a un «entramado» que «no parece ser una coincidencia».

En ese sentido, recordaron la historia que comenzó a conocerse recientemente. Milman «designó a Carolina Gómez Mónaco, quien no tenía ningún antecedente en la materia, como titular de la Escuela de Inteligencia sobre el Delito, parte de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal» durante el gobierno de Cambiemos. La hermana de Carolina Gómez Mónaco, Daniela, que tampoco tenía antecedentes en inteligencia fue “designada como jefa de administración» del organismo y «era entonces, quien manejaba los fondos reservados de la dependencia».

Increíblemente, sostienen los abogados, pocos días después de su designación, Carolina López Mónaco constituyó una sociedad con un hombre llamado Fernando Daga. La sociedad se llamaba Luxa Estética. Aparentemente, “este emprendimiento habría sido financiado con fondos reservados y, además, funcionaría como un mecanismo de lavado de dinero», advirtieron los letrados retomando la presentación que se hizo un día antes en Comodoro Py.

Pero la sorpresa no termina ahí. Según la querella, en el mismo lugar en el que funciona la compañía Luxa Estética, está ubicada la sede del centro estético Top Studio Obelisco, una academia de danzas y fitness que pertenece a Carolina Gómez Mónaco y María Mroue. «Mroue –dijeron– no es, ni más ni menos, que la periodista a cargo del programa en el que hicieron sus primeras apariciones Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte», sostuvo la querella en relación a las apariciones públicas de los copitos cuando no eran conocidos.

En ese sentido, agregaron que Gómez Mónaco “tenía un vínculo con alguien con contacto directo con Sabag Montiel y Uliarte, quien se encargó de llevarlos a la televisión». Además, «hay fuertes indicios de que Mroue sería el vinculo entre Sabag Montiel y Uliarte, por un lado y Milman y Gómez Mónaco, por el otro».

Todo lo reseñado –explicaron– consolida lo relatado por el testigo de Casablanca que consignó lo ocurrido entre Milman y las dos mujeres. Para los abogados, estos nuevos datos aportan a la relación de Milman con estas dos mujeres «una entidad probatoria enormemente superior» y el testimonio del testigo que habló de la conversación que escuchó en Casablanca «adquiere otra fuerza», subrayaron. En ese contexto, pidieron urgentemente profundizar la investigación. Y consideraron «preocupante» la declaración de Carolina Gómez Mónaco ante la Justicia dado que ella primero negó el encuentro en Casablanca y cuando vio fotografías con las pruebas de su presencia, tuvo que reconocerlo. Para los abogados, esta situación «muestra el presunto carácter delictivo de una testigo que declaró de un modo ostensiblemente falso» y que «hasta se contradijo con su compañera de trabajo, Ivana Bohdziewicz», la otra persona presente ese día y que también declaró en la causa.

FUENTE: AMBITO

OPERADOR: ANA PAULA CARRASCO