En el Parque de la Biodiversidad, inició la forestación del bosque de aguaribayes

El objetivo de este proyecto es la creación de un área de descanso para visitantes, que se denominará “El Bosque de los Aguaribay”. Este espacio incluirá senderos, mesas y bancos rústicos que serán elaborados por el personal del Parque, para ello se reutilizará madera de carreteles que fueron donados a la institución.

Se trata de “El Bosque de los Pimientos”, un espacio que servirá para el descanso de los visitantes del Parque. En el lugar se colocarán unos 60 ejemplares de esta especie.

Comenzó la forestación del bosque de aguaribayes en el Parque de la Biodiversidad

El bosque de aguaribay estará en un espacio de 5000 m2 que será recuperado en el predio del Parque de la Biodiversidad dependiente de la Secretaría de Estado de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y forestado con unos 60 ejemplares de aguaribay.

El objetivo de este proyecto es la creación de un área de descanso para visitantes, que se denominará “El Bosque de los Aguaribay”. Este espacio incluirá senderos, mesas y bancos rústicos que serán elaborados por el personal del Parque, para ello se reutilizará madera de carreteles que fueron donados a la institución.

Aguaribay (Schinus areira)

El aguaribay es un árbol de gran porte, muy común en América del Sur. Se cultiva como ornamental en casi todos los países templados y cálidos, habiéndose hecho subespontáneo en algunos de ellos. Este árbol era considerado sagrado para los incas, quienes lo llamaban mulli, término castellanizado como molle.

Las ventajas del cultivo de Schinus areira radican en la gran versatilidad edáfica y climática y a su rápido crecimiento, lo que permite su aplicación en diversos aspectos. Se asocia con cultivos agrícolas por utilizarse como linderos, cortinas rompe vientos, protección de riberas, conservación de cuencas, etc. También, es muy utilizado como ornamental en el arbolado de calles, parques y también en zonas rurales, siendo más óptimo para espacios verdes que arboleda de alineación.

Su hábitat normal es en los montes de quebrada, aunque no forma asociaciones puras, encontrándose ejemplares aislados a lo largo de toda su distribución natural. Crece en zonas de alta insolación por lo que es muy resistente a la sequía. Su mejor desarrollo lo alcanza con precipitaciones entre 250-600 mm. Sin embargo, puede crecer en ambientes extremadamente áridos, pero con presencia de acuíferos subterráneos, bien drenados, para lo cual posee raíces profundas.

Es un árbol de porte mediano a grande, su follaje es persistente y sus ramas son pendulares y delgadas. Puede alcanzar alturas entre 10 y 15 metros. Su tronco es grueso y resinoso, de aproximadamente 80-100 centímetros de diámetro, la copa es globosa y la corteza persistente, escamosa y áspera, de color café claro a ligeramente grisáceo. Presenta un follaje perenne, denso o abierto, con ramas y ramillas colgantes, de color verde claro y copa amplia.

 

OPERADOR: EUGENIA VILA

Los comentarios están cerrados.