Es el único segmento del mercado que retrocedió en el 2020.

A contrapelo de lo que sucede con el resto del consumo interno de vinos, que viene creciendo todos los meses, el sector de los espumantes es el único que registra una caída pronunciada, que en San Juan estiman que llega hasta el 20%, por encima de los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, que marcan un retroceso del 13,7% en los primeros 10 meses del 2020.

El fenómeno se debe, según fuentes del sector, a que si bien el resto de los vinos, tintos, blancos y varietales, han venido creciendo durante la pandemia, porque al parecer muchos consumidores se reencontraron con el vino en la mesa familiar, el segmento de los espumantes, por el contrario, cayó porque con el crecimiento de los contagios se redujeron las fiestas y celebraciones, precisamente el ámbito en el que se toman este tipo de bebidas.

Comparativo de Vinos.

Según datos del INV, en octubre se registró un incremento en los despachos de vino al mercado interno del 1,3% a igual mes de 2019. En el acumulado de los diez meses el crecimiento fue del 7,7%. Pero, para el sector de los espumantes, por el contrario, las cifras son negativas. Para este segmento, la comercialización en el mercado interno cayó un 20%, respecto del mismo período de 2019. Si la comparación se hace con los diez primeros meses del año, de enero a octubre de 2020 la caída de los espumosos fue de 13,7%.

Ricardo Valdez, de Bodegas Franalco, hizo referencia a que el espumante es una bebida social, que se consume en fiestas y celebraciones, justamente lo que ha escaseado durante la pandemia. Y habló de los altos costos de este tipo de bebidas, frente al resto de los vinos. Por ejemplo una botella para un espumoso cuesta 30 pesos, el doble que para otro vino.

Desde Bodegas Putruele Hermanos SA, Roberto Petrignani, mencionó que la caída del consumo no es sólo de este año, sino que viene desde por los menos tres años atrás, por el avance de otras bebidas, como la cerveza. Y habló de los altos costos de producir un vino de estas características, porque demanda una botella, etiqueta, corcho, bozal y hasta una caja especial. El costo puede rondar entre los 130 pesos la botella y en la góndola de un supermercado llega a los 400 pesos. Pedro Pelegrina, de Bodega Casa Montes, habló de sus expectativas de crecimiento del volumen de ventas para esta franja de vinos.

Elaboradores

7 Es la cantidad de establecimientos inscriptos en San Juan, para la elaboración de los vinos espumantes. La mayoría están en Pocito y Rawson.

Mercado mundial de esta bebida

Según Hugo Carmona, vicepresidente del INV, el espumoso en el mundo representa el 9 % en volumen de todo lo que se consume, pero en términos de valor constituye el 20.7%. En términos de precio por litro, es el más caro del mercado: 7 euros por litro promedio contra 3,94 euros del vino fraccionado, 1,59 euros del vino en bag in box y 0,72 euros por litro del granel. Hoy se facturan en exportaciones a nivel mundial 6.543 millones de euros. El Champagne, de Francia, es el espumante más caro en el mercado, incluso por arriba del Cava español y del Prosecco italiano, lo que habla del glamour por su consumo en las clases sociales más altas, que pueden pagar este tipo de vinos.

En San Juan hay 7 establecimientos inscriptos para la elaboración de espumantes, frente a 100 que hay en Mendoza, según cifras del INV. En el tercer lugar está Río Negro con 6 fábricas de la bebida.

Por: Claudio Leiva
Fuente: Diario de Cuyo