La empresa estatal Cannabis Medicinal San Juan Sociedad del Estado (Canme San Juan SE) dio el primer paso para construir el primer invernadero propio que tendrá la provincia en su predio de Campogrande del Acequión, en Sarmiento. Será con fondos provinciales por un total de 67,8 millones de pesos. La licitación está en marcha y la intención es que la construcción esté lista a mediados de año. Con los 1.000 m2 que tendrá el nuevo invernadero, se sumarán a los 3.000 m2 que ya están en manos privadas en la misma zona.

“Será la primera vez que tendremos invernaderos propios para poder avanzar en la investigación del aceite con uso medicinal”, dijo Roberto Correa, presidente de la empresa estatal.

La apertura de las propuestas será el 28 de febrero, a las 9, y hasta ese día se pueden hacer llegar las ofertas. Los pliegos se pueden consultar en el sitio info@canmesanjuan.com.ar.

En el predio estatal que posee Canme, de unas 920 hectáreas, ya hay 6 empresas privadas que desarrollan proyectos de cultivos y cosecha de cannabis, pero ahora la idea es que también la provincia tenga su propio invernadero. Esto es posible porque la ley provincial de creación de la empresa Canme San Juan SE prevé que la sociedad puede llevar adelante objetivos por sí misma, asociada con terceros, o a través de terceros.

La intención es que la empresa pueda desarrollar trabajos de investigación propios, que serán la antesala del laboratorio de extracción de aceite medicinal que quiere tener la provincia. Ese aceite está previsto que se pueda distribuir a pacientes que no tienen cobertura social para el tratamiento de enfermedades como la epilepsia refractaria.

“Este es el paso previo para la extracción de aceite con fines medicinales”, dijo Correa.

Según explicó Franco Pergolis, que integra el directorio de la Canme, la empresa que construya el nuevo invernadero deberá proveer, por ejemplo, además de la estructura, sistema de luces, humificadores, extractores de aire, sistema de calefacción y refrigeración y una malla plástica transparente, que tendrá un sistema de apertura y cierre automatizado.

Entre los ensayos que quieren realizar está, por ejemplo, el comportamiento de las plantas de cannabis con el agua de la zona, con intervención del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Es para determinar cuál es la variedad de planta que mejor se adapta al agua de la zona, que se obtiene de perforaciones subterráneas.

Un avance en el desarrollo del cannabis medicinal en la provincia tuvo lugar en diciembre pasado, con la inauguración del laboratorio de control de calidad en el predio del INTA, en Pocito. Fue con la presencia de la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti ( ver aparte).

EL LABORATORIO

El nuevo laboratorio, que funciona en el predio del INTA, en Pocito, es un polo científico y tecnológico que proporcionará calidad de vida para pacientes con diversas patologías, impulsará una industria generadora de fuentes de trabajo y aportará divisas para la provincia y el país.

El objetivo será certificar los más altos estándares científicos y médicos, para acercar a la comunidad un producto de calidad farmacológica que mejore la calidad de vida de los pacientes.

Este laboratorio, para el que se adquirió tecnología de última generación, ayudará a determinar cannabinoides y terpenos en las matrices derivadas del cannabis, que son compuestos con actividad farmacológica propia de la planta.

El primer laboratorio estatal argentino es el de Jujuy. El de San Juan es similar, pero con un método de extracción diferente.