El conflicto viene de larga data pero ahora amenaza con estallar. Es porque los empresarios del sector de las estaciones de servicio dicen que a más tardar en marzo van a dejar de recibir tarjetas de crédito para la compraventa de combustibles. Y no es un dato menor que alrededor de un 30% de las operaciones se realiza con plásticos. El argumento es que son muy altas las comisiones que les cobran y las demoras para acreditarles el dinero correspondiente. “Son montos excesivos los que nos cobran las tarjetas”, dijo Analía Salguero, titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de San Juan.

No será una medida aislada y que sólo tendrá efecto en San Juan sino que en el sector hablan de aplicar la decisión en todo el país. Habrá una reunión clave en los primeros días de febrero y de ahí podría salir el boicot a las tarjetas de crédito.

Un volumen importante de las operaciones que se llevan adelante en las estaciones de servicio de la provincia se realizan con tarjetas de crédito, porque representan alrededor de un tercio del total. Un fenómeno que se empieza a pronunciar a partir del 15 de cada mes “cuando la gente se empieza a quedar sin efectivo”, sostuvo la empresaria. Es que, como los usuarios necesitan movilizarse, recurren a financiar la carga del tanque, ya sea con combustibles líquidos o con GNC.

La dirigente estimó que cuando tomen la medida, a más tardar en marzo, no va a impactar en los volúmenes de venta porque “la gente va a recurrir a otros medios de pago”. Entre ellos el débito, aplicaciones electrónicas y por supuesto el efectivo. Y por eso estiman que no tendrá mayores repercusiones.

El origen del conflicto, que incluso viene con un reclamo judicial de por medio, viene fogoneado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la RA (CECHA). La entidad ha solicitado que el plazo de acreditación no pase de las 48 horas, cuando en la actualidad puede llegar hasta los 15 días.

Piden que se revisen también la comisión que en la actualidad les cobran por las ventas operadas con tarjetas, donde junto con los impuestos alcanzan el 1,5 al 1,8%, mientras que en los países limítrofes es de 0,5%.

Incluso el sector cuenta con un fallo judicial favorable en primera instancia para la provincia de Santa Fe, logrado por FAENI, una de las principales federaciones integrantes de CECHA, el cual reduce sustancialmente tanto el arancel a 0,5 por ciento y el reintegro a tres días.

Desde la confederación explicaron que la comercialización de combustibles tiene un margen de rentabilidad muy bajo, por lo cual el porcentaje que las emisoras cobran a las estaciones de servicio la transforman en socios mayoritarios, máxime que dicho arancel se cobra sobre el total del combustible, representando además más del 50% del impuesto que se recauda para el fisco.

“En un país inflacionario como la Argentina, claramente es incomprensible que se acredite recién a los 10 días, que terminan transformándose en la mayoría de los casos, en 15 días” aseguraron de la entidad.

Las actuales condiciones financieras, más las negociaciones paritarias y los altos costos de operación ponen en riesgo la subsistencia de numerosas estaciones en la Argentina. “Hoy estamos al borde de una situación insostenible que puede transformarse en irreversible para casi el 50 % de las estaciones cuyas ventas se encuentran debajo de su punto de equilibrio” afirmaron.

En este contexto será clave el encuentro de todas las entidades del país. Salguero adelantó que la posición de los estacioneros de San Juan será la suspensión de las tarjetas hasta tanto no cambien las condiciones para la comercialización del combustible.

El sector de los combustibles viene de experimentar el primer incremento del año, del orden del 4%, Así, por ejemplo, los nuevos valores de YPF, la principal petrolera que abastece el mercado nacional son para la Súper $175,50, Infinia: $227,50, Diesel: $188,40 y la Diesel Infinia: $272.50.

  • Plan de expansión

Un informe de este diario publicado a fines del 2022 reveló que está previsto que se sumen cuatro nuevas estaciones de servicio minoristas a las 87 existentes en San Juan, con una inversión de al menos $2.700 millones de pesos, según estimaron empresarios del sector. Si bien estos emprendimientos empresarios se deciden mucho tiempo antes, ha coincidido que estén asomando simultáneamente ahora, casi tres años y medio después de la última inversión que tuvo la provincia. En efecto, en mayo de 2019 reabrió la estación de servicio Central, ubicada en avenida José Ignacio de la Roza y lateral oeste de avenida de Circunvalación, en Desamparados, que permaneció cerrada durante cinco años.

Uno de los nuevos centros de expendio de combustible que está más avanzado estará ubicado en la calle Abraham Tapia, en la esquina del club Unión Vecinal de Trinidad. Será una estación dual, es decir que venderá combustible líquido y GNC.

Total

87  Son las estaciones de servicios minoristas que hay en San Juan. De ellas, son 46 de combustibles líquidos, 31 duales, 9 de GNC y 1 de GLP. Además hay 2 mayoristas.

 

Por:Claudio Leiva