En Calingasta se vivió el “Taller Vivencial” del programa Incluime

Incluime

Unos de los programas de la Dirección de Políticas Educativas e Inclusivas de la Secretaría de Estado de Deportes, como es Incluime, tuvo una gran actividad en la visita del miércoles a Calingasta; se trató del “Taller Vivencial” que tiene como objetivo una mirada crítico reflexiva sobre la accesibilidad en el deporte.

Durante la jornada las comunidades de Barreal y Calingasta fueron parte de los talleres vivenciales donde se realizaron distintas actividades para todo público.

El taller consistió en módulos diferentes, el primero fue la experimentación, que consistió en hacer participar a los presentes para que puedan ponerse en el lugar del otro, por ejemplo de las personas que utilizan sillas de ruedas, también les vendaron los ojos, a otros les inmovilizaron un miembro de tren inferior o superior, a los participantes se les pidió que se movilizaran en el espacio. Ese espacio en el que se movilizaron no contaba con las accesibilidades ideales, una vez que finalizó esa experiencia que pudo tener cada uno, se reunieron para que contaran su propia experiencia.

Estos tipos de talleres son importantes para conocer principalmente sus necesidades, cómo están en los clubes que asisten, cómo viven en sus hogares o en su escuela en caso que se encuentren cursando, en todo su día a día.

Además, este taller brindado en Calingasta tuvo la particularidad de brindarse la arista de género, en la cual se reprodujeron videos de contextos comunes que viven las mujeres en los clubes y en el deporte en general, es por ello que a los presentes se les pidió que hagan reflexión sobre cómo estamos hoy socialmente con nuestras mujeres deportistas.

Recordamos que “Incluime” trabaja con las otras minorías que no son discapacidad, por ejemplo el colectivo LGBTIIQ+, ONG y fundaciones de enfermos de cáncer, Parkinson, fibromialgia y obesidad. El mismo tiene tres aristas, una es la accesibilidad, que incluye a personas con discapacidad como personas sordomudas, ciegas o con problemas de obesidad, para que puedan disfrutar de los espectáculos deportivos.

La segunda arista es la diversidad de género, igualdad de oportunidades para todos los géneros dentro de la comunidad deportiva. Y la tercera arista es la sensibilización, donde están los centros de convivencia deportiva con la participación de más de 80 ONG y fundaciones de la provincia; en este caso participan de las actividades y hacen deporte. De esta manera se demuestra que más allá de la patología o enfermedad que uno pueda tener, se puede convivir a través de actividades deportivas.

La política inclusiva tiene que ver con grupos que van más allá de personas con discapacidad, minorías que no están incluidas forman parte de este programa importante programa.

Por: Rodo Galdeano

Los comentarios están cerrados.