Economía busca rollear vencimientos por $400.000 millones

3

Es para cubrir los compromisos que quedaron tras el canje de diciembre. En el mercado todavía siguen las dudas por la acumulación de compromisos para el segundo trimestre.

 

Tras el canje de deuda de diciembre que le permitió al Ministerio de Economía postergar vencimientos del primer trimestre por $3 billones, ahora el Gobierno tiene que enfrentar los compromisos que quedaron pendientes. Más precisamente, para enero hay obligaciones por unos $400.000 millones.

El próximo miércoles se pondrá en marcha la maquinaria con el primer llamado a licitación del 2023, que se supone ya tiene asegurados fondos conseguidos del año pasado. Hay que recordar que el Tesoro cerró diciembre del 2022 con un financiamiento neto de $700.000 millones. De allí saldrían dinero si no se pudiera renovar el 100%.

El desafío es lograr una mayor participación del sector privado en este tipo de operaciones y que se pueda estirar la “duration”, que no pasa de los tres meses y medio.

De acuerdo con la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC) en enero vencen bonos a valores nominales por un total de $416.694 millones, de los cuales $408.268 millones son amortizaciones de capital y $8.426 millones intereses. Este lunes vence un BOCON (PR13) por $1.036 millones y el miércoles intereses del BONTE 2024 (TB24) por $1.648 millones. El principal compromiso será este viernes cuando expire una LECER (X20E3) por $255.079 millones y LELITES por $53.341 millones. Luego para el 26 de enero quedarán intereses por $6.752 millones de un BONCER 2024 (T2X4) y para el 31 de enero $98.838 millones de una LEDE (S31E3).

Por otro lado, el Tesoro tiene que pagar este mes $42.000 millones de Adelantos Transitorios del Banco Central; intereses por $3.374 millones de un Bonte en poder del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES y $653 millones de amortizaciones e intereses de préstamos varios.

En referencia a la operación de conversión de deuda de diciembre, la administradora de fondos WISE señaló en su último reporte que “el Gobierno canjeó gran parte de los vencimientos del primer trimestre, a costa de seguir concentrando la deuda en el segundo y tercer trimestre” . “La buena noticia es que más del 60% se encuentra en manos del sector público. El problema son los $4 billones en manos del sector privado que renuevan a corto plazo y no quieren nada que venza luego de las elecciones”, indicó WISE.

El reporte sostiene que “de no haber una promesa seria de parte de la oposición de que no van a reperfilar la deuda en pesos es probable que buena parte de los privados se corran del mercado”. “Asumiendo que, al igual que en el canje, sólo decida acompañar un 35% del sector privado, significa que saldrían del mercado unos casi $3,4 billones”, advirtió la administradora. En ese sentido, WISE planteó que “el BCRA puede sostener los precios emitiendo para comprar la deuda en el mercado secundario, pero a costa de una mayor presión sobre la inflación y los dólares paralelos”.

Por su lado, la consultora Vatnet Financial Research indicó que hasta el momento el Gobierno “ha mostrado mucha inventiva; pero este año se chocará con la realidad de grandes compromisos en pesos y en divisas que le ponen suspenso al drama financiero local”.

En tanto, la consultora Quantum, que dirige el economista Daniel Marx, realizó un análisis sobre el rendimiento de los diferentes instrumentos financieros en pesos que hay en el mercado comparados contra la tasa de devaluación y la inflación. La consultora sostiene que para los inversores sería conveniente invertir en letras de descuento (LEDES) de tasa fija en caso de que se mantenga una inflación en baja, por debajo del 6,2% mensual. Actualmente ofrecen mejor rendimientos que las letras ajustables por inflación (LECER) o que los bonos vinculados al dólar.

Por Carlos Lamiral

OP: Rosales Zamira

Los comentarios están cerrados.