El Riesgo País volvió a caer y cerró en 1.807 puntos

7

Impulsado por el anuncio de la compra de bonos en dólares, el Riesgo País retrocedió un 3,9%. En los últimos tres meses, cayó más de 1.000 puntos.

El índice Riesgo País cerró hoy en 1.807 puntos básicos, un 3,9% por debajo del de ayer, y profundiza un descenso de más de 1.000 puntos en los últimos tres meses, impulsado por el anuncio de esta mañana de que el Tesoro saldrá a recomprar bonos en dólares por “más de US$ 1.000 millones” para aprovechar la “ventana de oportunidad” que dan la baja paridad de los títulos.

En ese sentido, el ministro de Economía, Sergio Massa, dijo que la recompra de títulos busca “seguir mejorando el perfil de deuda y seguir bajando el riesgo país“, lo cual “mejora las posibilidades de las empresas argentinas y del Estado argentino de acceder al mercado de capitales”.

Según detalló Economía a través de una resolución conjunta de las secretarías de Hacienda y Finanzas, la recompra de bonos se concentrará en 10 títulos, una medida que es “factible y conveniente” ya que los instrumentos “se encuentran cotizando en el mercado secundario a bajas paridades”.

 

Para tener una idea, los bonos que salió a recomprar el Tesoro están cotizando actualmente entre 31 y 35 dólares cada uno, y el precio de cada bono refleja cuánto dinero vale comprar el compromiso de un Gobierno (nacional, en este caso, aunque podría ser provincial) de devolver 100 dólares más intereses en un plazo definido al momento de su emisión.

 

En el caso del Bono Global de la República Argentina amortizable en dólares 2030 (GD30D) -el de mayor volumen de operación en el mercado-, actualmente cotiza a US$ 36,76 por unidad, por lo que el Tesoro se estaría ahorrando unos US$ 63,24 más los intereses que se acumularían hasta 2030 por cada lámina de bono que adquiera.

 

“Entendemos que ahí hay que atacar para mejorar el perfil de la deuda y el perfil de vencimientos de Argentina”, dijo Massa en el mensaje que se difundió esta mañana.

 

La mejor manera de entender por qué es que esta recompra hace bajar el riesgo país y qué significa esto, es entender que el Riesgo País es un indicador elaborado por el banco norteamericano JP Morgan cuyo nombre técnico es Embi+ (Emerging Bond Index Plus, o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes, en inglés)

 

El índice se calcula en base al precio ponderado de los bonos de deuda de un país que cotizan en el mercado, y refleja cuál sería la tasa de interés adicional a la que paga el Tesoro de los Estados Unidos que demandaría el mercado para comprar una emisión nueva de bonos de un país.

 

Para entenderlo de forma simple: 100 puntos básicos representan un 1% de tasa de interés, por lo que si el Tesoro norteamericano pagara una tasa del 5% y un país tiene 1.000 puntos de Riesgo País, el mercado le demandaría una tasa del 15% anual si quisiera emitir deuda en dólares.

 

Los 1.807 puntos a los que cerró hoy son los mínimos que no se registraban desde mayo de 2022, en medio de una fuerte suba de todos los activos financieros argentinos, incluidos los de deuda soberana.

 

Si los bonos son más demandados sube su precio y cae, al mismo tiempo, el índice baja. Contrariamente, si tienen baja demanda, su precio cae y el riesgo país sube.

 

En los últimos tres meses el índice retrocedió más de 1.000 puntos de forma sostenida, luego de haber alcanzado la zona de los 2.850 puntos básicos a principios de octubre, como consecuencia de una suba de cerca del 75% en dólares de los bonos argentinos en apenas tres meses.

 

De hecho, los principales títulos de deuda del Estado argentino con legislación extranjera -GD30, GD35 y GD40- acumulan una subida de entre el 15 y 30%, solo si se contara desde el inicio del año.

 

La mejora en el precio de los bonos se explica por un mayor apetito a la deuda argentina, dado sus bajos valores históricos y las expectativas cada vez más difusas de un escenario de rechazo al pago de deuda en el futuro y de reestructuración forzada.

 

En la actualidad, los bonos en dólares que tiene emitidos el Estado argentino no exigen el pago de grandes volúmenes de capital e intereses, sino hasta 2025, cuando habrá que pagar cerca de US$ 10.000 millones a los acreedores privados.

 

El objetivo del Gobierno es que la recuperación de las variables macroeconómicas permita una mejora en los índices de confianza en la deuda, lo que permitiría salir nuevamente al mercado en condiciones mejores que las actuales.

 

De esta forma podrían pagarse los vencimientos de mayor volumen con la emisión de nueva deuda en mejores condiciones que las actuales y evitar tener que recurrir a pagar con reservas del Banco Central, tal como buscan hacer las economías más consolidadas del mundo.

Por:: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.