Si hay algo que están esperando en el sector de las agencias de viaje es que haya definiciones sobre la puesta en marcha del PreViaje 3, el plan del Gobierno nacional que reintegra el 50% del valor del paquete comprado con un crédito para viajar y disfrutar de cualquier destino dentro del país. Es porque toda la actividad está en stand by a la espera de la puesta en marcha del programa, con la venta de paquetes turísticos frenada y sin poder cerrar operaciones con los proveedores de los servicios.

«Todos los días recibo en mi agencia consultas de gente que quiere viajar, pero no tengo respuestas», dijo Ariel Giménez, de Turismo Bacur y presidente de la Cámara de Turismo de San Juan.

Desde el Ministerio de Turismo de la Nación ya se venía negociando con los prestadores de servicios un tope a la suba de precios. El rubro de hotelería y gastronomía es uno de los ámbitos en los que las agencias empiezan a negociar a esta altura del año para poder armar los paquetes para la temporada de verano. Pero todo está frenado a la espera de definiciones.

La situación también está afectando las escapadas de fin de semana, que son las próximas operaciones en las agendas de los agencieros.

La mayor preocupación de los operadores está centrada en la suerte del programa, que ya fue anunciado por el ministro Matías Lammens, pero quedó envuelto, desde hace varias semanas, en un estado de incertidumbre por el contexto económico y la crisis política desatada tras la salida de Martín Guzmán. Y ahora se sumó la llegada al poder de Sergio Massa, como nuevo titular de una reforzada cartera económica nacional.

El PreViaje 3 estaba planificado para impulsar el consumo después de la temporada alta de las vacaciones de invierno, que en San Juan, al igual que en el resto del país, tuvo muy buenos resultados. Al punto que en la provincia la ocupación hotelera total promedió el 83%, con picos del 97% en Calingasta, e ingresaron $1.491.2 millones de pesos en concepto de gasto turístico, según informó el Ministerio de Turismo de San Juan.

La idea es que el plan se pudiera aplicar a partir de septiembre hasta fin de noviembre y permitiera la venta anticipada para dar previsibilidad a las empresas del sector. El tiempo establecido como necesario era de un plazo de 45 días antes de su uso. Es decir, para viajar desde comienzos de septiembre, tendría que haber estado implementado a mediados de julio. Hasta ahora, lo único concreto es que se abrió el registro de inscripción de operadores para participar del plan, pero con el resto de las definiciones no hay avance.

Por eso es que en el ámbito de los agencias de viaje temen que, al no estar en marcha el programa, pueda llegar a perder el efecto de programación buscado y el que quiere viajar desde el inicio del próximo mes se está quedando sin margen para esperar y está siendo forzado a comprar fuera del programa. La preocupación es que ante el mayor costo al imaginado que deberá afrontar el viajero, la decisión sea de no concretar el viaje.

«Estamos notando el efecto de las demoras, por ejemplo en la venta de los paquetes para las escapadas de los fines de semana largos», dijo Mario Agüero (h), desde Mario Agüero Turismo.

Desde el ámbito del alojamiento rural en la provincia, Daniel Paroli dijo que «con los buenos resultados que tuvo el PreViaje 2 estamos esperando el nuevo plan, estamos expectantes. Ojalá que desde los ámbitos ministeriales no se lo vaya a dejar caer».

Lo cierto es que con los últimos cambios ministeriales el futuro del programa está en duda y los plazos siguen corriendo. Y lo concreto es que, más allá de la reedición o no del programa, en el sector turístico necesitan definiciones para avanzar con las futuras acciones. Y también los potenciales viajeros quieren saber qué va a pasar, para definir los presupuestos con los que deberán contar. La temporada de verano todavía está lejos, pero todo el mundo quiere hacer previsiones.

Agencieros 

64 Es la cantidad de agencias de viajes que funcionan en San Juan, según datos de la Cámara de Turismo. Algunas habían cerrado por la pandemia, pero reabrieron.

Balance positivo

La segunda edición del programa tuvo resultados muy positivos, según la evaluación del Gobierno nacional. Fue porque se alcanzó a casi 5.000.000 de personas, que cargaron comprobantes por $100.000 millones. Esto es casi diez veces más que lo facturado en el 2020.

En el caso de PreViaje PAMI, los jubilados beneficiados por el programa -y la devolución del 70%- fueron 410.000.

Desde el Ministerio de Turismo de la Nacional informaron que, gracias al programa, con todo el dinero que se reembolsa -y cuyo fin es reinsertarse en la economía mediante gastos durante el viaje- ingresarán nuevamente al sector $51.000 millones.

Del total facturado, 51% fue por gastos en agencias de viajes, mientras que 32% fue por alojamientos y 12% corresponde a tickets aéreos. Asimismo, el gasto promedio por factura fue de $48.000.