Hay quejas porque en un tramo de 300 metros los semáforos complican la circulación provocando caos

Autos que intentan doblar en U en el medio de una calle que es muy transitada. Motos que pasan cargadas de bolsas de verduras y que no respetan ni un semáforo. Y los autos que quedan en el medio de la calle bloqueando la salida de otros, porque su semáforo les dio rojo, son algunas de las postales que se ven a diario en 300 metros de calle Progreso (entre Néstor Kirchner y lateral de Ruta 40). En esa zona, donde está el Mercado Concentrador de Rawson, y donde hace unos meses colocaron semáforos nuevos, el tránsito es caótico. Sobre todo entre las 7 y las 11 de la mañana.

3

“Si bien siempre fue una zona complicada para el tránsito porque hay mucho movimiento por la feria, ahora todo empeoró. En las mañanas resulta imposible que la gente atraviese caminando estos metros de calle Progreso. Antes de cruzar hay que mirar mil veces porque no sabés de dónde vienen los autos”, dijo Laura Moreno, una vecina de la zona, mientras que algunos comerciantes que tienen locales sobre esta calle de Rawson dijeron que además del tránsito, ellos ven que los semáforos los perjudicaron económicamente porque los autos ahora no pueden estacionar en la zona y por eso tienen menos clientes.

Para poder cruzar esos 300 metros, los autos que transitan por calle Progreso deben atravesar 3 semáforos. Sin embargo, eso no sería algo malo, el problema es que en esa zona hay 4 calles que desembocan en esta arteria principal. Dos de ellas están al Norte (una es la de la Feria) y dos al Sur. Entonces, cuando la luz roja del semáforo frena los autos que circulan de Este a Oeste, por Progreso, hay muchos que bloquean la salida de esas otras calles y los demás vehículos no pueden avanzar, cuando es su turno, produciendo un gran lío. En esos momentos, los bocinazos, los insultos y las maniobras indebidas se multiplican.

“Es un lío, porque además muchos autos quedan en la mitad y no respetan el otro semáforo. Hay otros que atraviesan un semáforo en verde y a los otros dos los pasan como si nada, aunque estén en rojo”, dijo Pablo Bustamante, otro vecino. Mientras que Rosario Molina, una mujer que vive desde hace 40 años en la zona, dijo que le resulta muy difícil salir a hacer las compras porque no sabe cómo atravesar la calle, por miedo. “Las motos y las bicicletas no respetan ningún semáforo. Estamos cansados de ver que la gente se pelee y se insulte por el tránsito. Es una zona donde pasan muchos camiones. Por su tamaño, hacen que se amontonen muchos más autos. Hay momentos que las filas hasta bloquean el lateral de la ruta. Los semáforos complicaron más el tránsito”, sentenció la mujer.

 

Por: Lisa Navas

Op: Juan Llarena

Los comentarios están cerrados.