Keenan Anderson, primo de la fundadora del Black Lives Matters, murió tras ser arrestado

El Mundo

4

Otro caso de violencia institucional golpea a la comunidad estadounidense y jaquea a la policía. A través de un video, esta semana se volvieron masivas las imágenes que muestra como efectivos de Los Ángeles redujeron forzosamente y propinaron descargas eléctricas a Keenan Anderson, primo de una de las cofundadoras de Black Lives Matter. Horas después, Anderson falleció en un hospital de Santa Mónica, generando un extenso repudio en todo Estados Unidos, por las similitudes con los casos que generaron masivas movilizaciones en todo el país. En Argentina, aún continúa la disputa entre el gobierno nacional y la administración porteña por la portación policial de las pistolas taser.

Los hechos ocurrieron el martes 3 de enero de este año, cuando la Policía de Los Ángeles asistió a un accidente de tránsito. Los primeros oficiales que concurrieron al lugar solicitaron refuerzos cuando identificaron a Keenan Anderson como responsable del choque. Ante el arribo de los patrulleros, las imágenes muestran el temor de Anderson, que fue reducido y, contra su voluntad, fue puesto boca abajo en el piso. Los efectivos sometieron al arrestado, quien pedía ayuda, aseguraba que no se estaba resistiendo y, mediante gritos, indicaba que “están tratando de hacerme (lo mismo que a) George Floyd”.

Posteriormente, en el video se ve como un policía realiza descargas eléctricas contra Anderson mediante una pistola taser. También quedó registro de cómo la víctima es asistida por personal de bomberos y es subida en camilla a una ambulancia. Cuatro horas después, Keenan Anderson falleció en un hospital de Santa Mónica por un paro cardíaco. Tenía 31 años, era padre y ejercía como maestro en Digital Pioneers Academy, en Washington. La fundadora de la escuela, Mashea Ashton, manifestó en un comunicado que la comunidad está de duelo. Pero también estamos enojados. Enojados porque, una vez más, un miembro conocido, amado y respetado de nuestra comunidad ya no está con nosotros. Enojados porque otra alma negra hermosa y talentosa se ha ido demasiado pronto”.

Anderson era primo de Patrisse Cullors, una de las fundadoras de Black Lives Matter, la iniciativa que generó movilizaciones masivas contra el racismo de la policía y la violencia institucional en Estados Unidos. “Keenan merece estar vivo ahora mismo, su hijo merece ser criado por su padre. Keenan, lucharemos por ti y por todos nuestros seres queridos afectados por la violencia estatal”, publicó Cullors en su cuenta de Instagram.

 

El acontecimiento también provocó que Karen Bass, alcalde de Los Ángeles, solicite el esclarecimiento del caso y se manifieste contra la brutalidad policial: “independientemente del resultado de estas investigaciones, la necesidad de un cambio urgente es clara. Debemos reducir el uso de la fuerza, por encima de todo, y no tolero absolutamente el uso excesivo de la fuerza”. En lo que va del 2023, la Policía de Los Ángeles está siendo investigada por otros dos casos que se difundieron a través de videos. Se trata de las muertes de Takar Smith, de 45 años, y Oscar Sánchez, de 35, quienes murieron por disparos efectuados por los efectivos policiales.

 

Por su parte, el Cuartel General de la Policía de Los Ángeles emitió un informe del hecho, donde sostiene que Keenan Anderson “exhibía un comportamiento errático” y “repentinamente intentó huir del lugar” del choque. “Los uniformados lucharon durante varios minutos, utilizando un taser, peso corporal, agarres firmes y bloqueos de articulaciones para superar su fuerza; posteriormente fue esposado. Poco después, el personal del Departamento de Bomberos de Los Ángeles acudió al lugar y brindó asistencia médica debido al uso del arma eléctrica que fue utilizada”, añadieron.

Por: Rodo Galdeano

Fuente: Ámbito

 

Los comentarios están cerrados.