A partir de febrero se desembolsarán más de 100 millones de pesos en microcréditos para microemprendedores, que se acompañarán con otras acciones de financiamiento para impulsar el sector en todo el país”. Esto adelantó a Página/12 el titular del Fondo de Capital Social (Foncap), Pablo Garate. Aseguró que la entidad tiene un importante desafío este año y una agenda de trabajo basada en tres pilares. Acercar el microcrédito con una lógica federal, generar capacitación en temas financieros y en tecnologías como comercio electrónico e implementar seguros inclusivos pensando en los microemprendedores.

El titular del Foncap planteó en diálogo con este diario que una de las prioridades de los próximos meses es “acercar el microcrédito a las localidades más pequeñas y sus emprendedores”. “Son créditos que se articulan a través de instituciones de microfinanzas y permiten tener un acompañamiento crediticio a quienes no pueden acceder al sistema financiero formal”. Algunas de las zonas a las que se llegará son La Rioja y Mendoza.

Otra de las líneas de trabajo del Foncap para este año esta asociada con la capacitación. “Se trata de un sector que tiene cerca de 450 mil emprendedores y cuenta con un peso importante en términos económicos y productivos. La prioridad es que puedan incorporarse herramientas que van desde conocer más en detalle temas como el costo financiero hasta incorporar opciones para vender vinculadas al comercio electrónico. La venta online es clave”. Foncap viene haciendo actividades en Córdoba, Chaco, Corrientes, Ushuaia, localidades de la provincia de Buenos Aires y en barrios del sur de la Capital.

El acceso a los seguros también es otro de los puntos estratégicos del organismo. “Se busca que los microemprendedores puedan acceder a seguros inclusivos. Muchas veces si tienen problemas de salud o con alguna herramienta de trabajo todo se hace cuesta arriba. Se firmaron convenios con aseguradores y se va a acercar a los emprendedores nuevas formas de protegerse”, afirmó Garate.

“En definitiva, los objetivos son precisos. Profundizar la federalización, es decir conseguir llegar con microcrédito a distintas provincias. Capacitar de distintas formas a los emprendedores, incluyendo el uso de las redes sociales, y también darle nuevos instrumentos como los seguros inclusivos”, indicó. Con casi medio millón de personas, el universo de individuos en el radar del Foncap es grande y para el titular del organismo con un gran potencial.

“Algunos casos son realmente sorprendentes, con microemprendedores que se lograron transformar en micro pymes, luego en pymes y finalmente terminaron exportando su producción. Un ejemplo interesante de este tipo está en la localidad de Villa Regina con un proyecto que venía haciendo jugos y ahora se amplió al punto de poder exportar”, agregó Garate.

El sector tiene microemprendimientos que van desde artesanías, gastronomía y textiles hasta tecnología y actividades rurales. “El financiamiento tiene un techo de hasta 12 salarios mínimos, aunque obviamente no es lo mismo en todos los casos y en todas las zonas del país. Puede haber zonas rurales en los que el financiamiento sea para comprar maquinaria agrícola”, detalló.

“Dentro del sector de microemprendedores existen distintos grupos. No es todo uniforme. Una prioridad es llegar con crédito a través de las instituciones de microfinanzas a los más vulnerables. Por ejemplo al impenetrable en Chaco llega una de estas instituciones”. Se articulan también “capacitaciones a través de programas en conjunto con Universidades del país”, indicó el funcionario.

La capacidad de generar empleo es una de las oportunidades que genera el desarrollo de este sector. “De emprendedor, a micropyme y a pyme. Se puede generar un puente al empleo a través de la inclusión financiera y acompañar el crecimiento del sector productivo”, propuso Garate.  “El Estado tiene que acompañarlos para que tengan músculo y puedan pasar de algo chico a ser una pequeña y mediana empresa. Cada emprendedor que crece genera empleo, entramado productivo”, concluyó.

El tema de género también está entre las prioridades del Foncap. “Consideramos que la autonomía económica es fundamental para que las mujeres y disidencias puedan vivir libres de violencias y participar plenamente en todos los ámbitos de la sociedad”. “Son muchísimas las mujéres que emprenden, son la mayoría. Por ejemplo es algo que vemos mucho en Salta y el desafío es que puedan gananar independencia económica”.

 

Por Federico Kucher