El capítulo institucional de la crisis del coronavirus en Brasil dio este martes otra vuelta de tuerca luego de que la máxima instancia judicial ordenara al gobierno del presidente Jair Bolsonaro volver a divulgar los datos del avance de la enfermedad como lo hacía antes, luego de que, en el plano sanitario, el país superara los 37.000 muertos por el brote.

Con Brasil como el país de América Latina más afectado por la pandemia, la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) cumple con una solicitud de tres partidos de oposición que presentaron una demanda el sábado pasado, días después que el gobierno tomara la decisión de retrasar la publicación de los datos de nuevos casos y muertes por coronavirus.

El ultraderechista mandatario reaccionó rápidamente y, en una reunión ministerial transmitida en directo desde el Palacio presidencial de Planalto, en Brasilia, aseguró que su gobierno está al lado de la «transparencia» y que no teme a «la verdad».

Por: Charly Galdeano

Fuente: Crónica