La revista científica Nature destacó los resultados de la vacuna argentina contra Covid-19

«Estamos cada vez más cerca para que Argentina sea el primer país de América del Sur que tenga una vacuna de desarrollo propio. Esto responde a múltiples factores: la calidad de nuestros científicos y científicas, la articulación público-privada, la inversión del Estado y apostar sostenidamente en la investigación básica», remarcó Filmus.

Los resultados del ensayo clínico de fase 1 de la vacuna nacional contra Covid-19 «ARVAC Cecilia Grierson»fueron publicados en la revista científica Nature Communications tras ser evaluados por expertos internacionales que destacaron su seguridad e inmunogenicidadcontra todas las variantes del virus, informó este viernes el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

«Hoy una revista de prestigio destaca los resultados de la vacuna. La ciencia argentina sigue cosechando logros», dijo Daniel Filmus, titular de esa cartera, sobre los resultados del ensayo clínico de fase 1 que fueron presentados en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) en octubre pasado y dieron lugar a la fase 2 y 3.

«Estamos cada vez más cerca para que Argentina sea el primer país de América del Sur que tenga una vacuna de desarrollo propio. Esto responde a múltiples factores: la calidad de nuestros científicos y científicas, la articulación público-privada, la inversión del Estado y apostar sostenidamente en la investigación básica», remarcó Filmus en un comunicado.

Respecto al estado actual del ensayo clínico de la vacuna desarrollada por el Conicet, la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y el laboratorio Pablo Cassará, desde la cartera de ciencia informaron que el ensayo clínico de fase 2 y 3 está «muy cerca de finalizar».

Durante la fase 1se probó la vacuna en 80 personas y en ese escenario de variantes solo se evaluaba su versión monovalente, mientras que en la fase 3 se evalúan tres versiones de la vacuna, una de ellas bivalente.

Sobre la fase 2 y 3, en curso, la investigadora de la Unsam e integrante del equipo que desarrolló la vacuna Arvac Cecilia Grierson, Karina Pasquevich, dijo a Télam: «Estamos trabajando a todo pulmón para tener los resultados cuanto antes y el ensayo se termina cuando terminemos de reclutar a los voluntarios».

En ese aspecto, detalló que «ya se reclutaron todos los voluntarios menores de 60 años y ahora estamos reclutando a los mayores de 60 años que se siguen llamando».

Pasquevich, «primera autora» del trabajo, es quien analizó los datos y lo escribió, pero eso «no le resta importancia a los demás autores», aclaró y destacó que «es un trabajo enorme de mucha gente, de muchas partes, super interdisciplinario».

«Que haya una vacuna de producción nacional es importante porque podemos hacerla. Teniendo las capacidades de producirlas acá, no se le ve tanto sentido a tener que importarlas y depender de otras empresas multinacionales extranjeras que nos vendan las vacunas. Es tener independencia en el caso de necesidad urgente de muchas vacunas o de variantes virales», consideró la inmunóloga.

«Nosotras como inmunólogas estamos desde el diseño de la vacuna al análisis de los resultados, pero también hay otros inmunólogos con los que se hicieron los ensayos, la puesta a punto, la validación de los ensayos más todos los médicos que participan del reclutamiento de los voluntarios y de toda la parte de seguridad que es la de más peso de la vacuna, porque si bien por el tipo de vacuna sabíamos que era segura, había que demostrarlo», reconstruyó.

Asimismo, resaltó la importancia de la publicación en la revista científica y explicó que de manera anónima otros científicos del mundo evaluaron la significancia de los resultados aprobados por Anmat en octubre pasado.

«La vacuna está pensada para cambios de variante», aseguró la científica.

El paper que se publicó es la variante Gamma que fue la que circulaba en el momento en que empezaron con el desarrollo clínico de la vacuna, pero ahora en la fase clínica actual están probando una vacuna bivalente que es Ómicron y Gamma; y también una vacuna monovalente Ómicron.

«Estamos pendientes de esos resultados que, en principio son prometedores», adelantó Pasquevich.

Y precisó que «los resultados de fase 1 ya muestran cómo la vacuna, como vacuna de refuerzo, genera una respuesta muy amplia que cubre, no solo la variante de la vacuna, sino otras. Eso lo vamos a corroborar ahora con el ensayo en más personas».

«Nosotras como inmunólogas estamos desde el diseño de la vacuna al análisis de los resultados, pero también hay otros inmunólogos con los que se hicieron los ensayos, la puesta a punto, la validación de los ensayos más todos los médicos que participan del reclutamiento de los voluntariosKarina Pasquevich

Por último, la especialista de Unsam resaltó que este trabajo es «super emocionante» y que el equipo, del cual también forma parte la científica Juliana Cassataro, lo llevan adelante «pensando en mejorar la salud pública».

«Juliana es uno de los grandes motores. Ella dijo al principio de la pandemia ‘nosotros podemos y lo vamos a hacer, hagámoslo para que suceda'», concluyó Pasquevich.

Por su parte, Cassataro, investigadora del Conicet en el IIB y una de las autoras del artículo dijo: «Estamos muy contentos, todo el equipo del Instituto de Investigaciones Biotecnológicas (IIB) de la Unsam y el Conicet, el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (Inbris), el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Clinical Pharma, Nobeltri, Fundación y Laboratorio Pablo Cassará porque la publicación de este paper evaluado por expertos internacionales confirma que los resultados que obtuvimos en la fase 1 son muy buenos«.

La vacuna es segura y «muy inmunogénica»

A partir de los resultados de la fase 1 se obtuvo información que demostró que la vacuna es segura y muy «inmunogénica», lo que implica que genera una alta respuesta en el sistema inmune.

«La vacuna es segura y lo que es muy importante para nuestra región es que, luego de la aplicación de ARVAC, se observa un importante refuerzo de la respuesta inmune en individuos vacunados con diferentes plataformas de vacunas», subrayó Cassataro.

Hasta el momento hay 1.812 voluntarios vacunados de 2.000 que se necesitan y solo quedan reclutar personas mayores de 60 años, que pueden hacerlo en la página web de ARVAC.

En el texto se precisó que «próximamente se solicitará la aprobación final a la Anmat para que pueda ser aplicada como vacuna de refuerzo en territorio argentino, marcando un nuevo hito para la ciencia y la tecnología del país y la región».

El desarrollo se basa en la tecnología de proteínas recombinantes, la misma que se utiliza desde hace décadas para fabricar la vacuna contra Hepatitis B que se usa en niños recién nacidos o contra el Virus del Papiloma humano (VPH) que se aplica a adolescentes.

Además, es una plataforma que puede adaptarse fácilmente ante el surgimiento de nuevas variantes a nivel regional o mundial.

Fuente: TÉLAM

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.