Las hectáreas de pistacho llegaron en el 2022 a las 3.830, un crecimiento de casi un 400% que habían en el año 2017

En cinco años crecieron cuatro veces las hectáreas de pistacho en la provincia

14

De acuerdo a los datos del Senasa, las más de 3.800 hectáreas están distribuidas en 34 establecimientos, y Carlos Boncheff, Coordinador Regional de Protección Vegetal Cuyo del organismo, advirtió que las cifras responden a los inscriptos en el Renspa (Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios). Allí se encuentran anotados los exportadores sanjuaninos que por estas horas están celebrando la apertura de las autoridades sanitarias de Brasil al ingreso sin trabas del pistacho natural, lo que agilizará no solo los envíos sino que abre un nuevo mercado para ese producto en particular. Ahora esperan que esa apertura sanitaria -para el fruto natural- también ocurra en el mercado de China. Exportadores sanjuaninos explicaron que los envíos de pistachos naturales son los preferidos de los compradores mundiales. Los compran de esa forma para luego tostarlos y salarlos según el paladar del destino final del producto, explicó Juan Domingo Bravo, uno de los principales productores sanjuaninos del fruto seco.

Boncheff dijo que en años anteriores se estuvo exportando pistacho a Brasil, pero con previa obtención de permisos especiales de ingreso. Había que tramitarlos porque no estaban los análisis de riesgo de plagas. Entonces ese país emitía excepciones, luego de un trámite que debía realizar con anticipación la empresa exportadora. ‘Ahora que se ha terminado el análisis de riesgo de plagas, el Senasa va a certificar los envíos como organismo oficial, y sin ningún trámite especial’, dijo el directivo.

En San Juan se logran rendimientos de 3.000 kilos del fruto por hectárea, similares a las de California, que es el productor mundial número 1. El pistacho se produce con importancia económica sólo en cuatro países: Estados Unidos, Irán, Australia y Argentina.

Tanto Bravo como Marcelo Ighani, otro de lo grandes productores y viverista local, celebraron la noticia de la liberación de la barrera sanitaria. ‘La verdad que todo lo que ha hecho la embajada argentina en Brasil es muy bueno. Hace años que le vendemos a Brasil pero había que hacer varios trámites, así que bienvenido sea que esto surja ahora’, dijo Ighani. ‘Es una excelente noticia poder exportar pistacho natural, y esperamos que pronto se abra también de la misma forma el mercado de China’, dijo Bravo.

San Juan es uno de los lugares privilegiados para el cultivo de pistacho, porque tiene tierras áridas y salinas y no le afecta la escasez de agua como en otras plantaciones. Además hay una gran demanda mundial con poca oferta, lo que provoca una alta rentabilidad, factores que han impulsado la expansión que viene teniendo el cultivo. No obstante, Ighani comentó que el sector no escapó a la pérdida de competitividad a causa del tipo de cambio y la inflación de costos. ”Los costos para los productores argentinos han subido una barbaridad, a veces se nos hace difícil competir. Los precios internacionales son unos y acá el Gobierno nacional aumenta y los productores quedamos fuera de foco”, dijo el productor de origen iraní. Agregó que en caso de que San Juan alcanzara las 60 mil hectáreas de pistachos, los ingresos de divisas equivaldrían al de coparticipación total que recibe la provincia. Por su lado, Bravo reiteró la oportunidad que se abre con la apertura brasileña, ya que actualmente el mayor volumen de pistacho que ingresa a ese país proviene de Estados Unidos. ”Esperamos que ahora aumente el mercado”, dijo. En realidad la medida viene muy bien en esto momentos donde el 50% de la producción local se exporta y el 50% queda en mercado interno. Ambos productores consideraron que deberán aumentar los envíos al exterior debido a que por el alto costo del fruto y la pérdida del poder adquisitivo en Argentina, esperan que caiga el consumo local.

En el Senasa explicaron que los pistachos naturales son susceptibles de contener algunas plagas que son ‘parientes’ de la Lobesia botrana o ‘polilla de la vid’ que ataca la uva en fresco. Las plagas del pistacho que no quieren los brasileños que ingresen a su país tienen nombres más complicados: ‘Amyelois transitella’ y ‘Apomyelois ceratoniae’. ‘Nosotros vamos a certificar que los envíos, ya sea con cáscara o sin cáscara, vayan sin las plagas, cumpliendo con esos requisitos sanitarios. O sea ahora están en la misma condición que la pasa de uva, o cualquier otro producto que exportemos a Brasil, no sé requerirá ningún permiso especial’, dijo Boncheff.

  •  Firma de protocolos

El pasado 7 de diciembre el secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, junto
a la presidenta del Senasa, Diana Guillén, firmó 2 protocolos con representantes
del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil para la
exportación de pistachos argentinos y para transferencia de genética porcina.

Superficie
3.830 
 Son las hectáreas que hay de pistachos en San Juan, en 34 establecimientos. Le sigue Mendoza, con 380 hectáreas y 23 fincas, y La Rioja, con 4 establecimientos y 200 hectáreas. Los datos son de los registrados en el Renspa.

Rendimiento
4.500
  es el rinde que tiene el pistacho por hectárea local. A un precio de U$S 10 por kilogramo, el cultivo es muy rentable, publicó Suplemento Verde. Además, U$S 4.120 es el costo de implantación en San Juan.

Costo operativo
4.000
  dólares anuales ronda el costo de operar y mantener el cultivo, o sea, el equivalente a U$S 1 por kilo. Además, se necesitan 330 plantas por hectárea, a una densidad de 5 por 6 metros y su costo por unidad es de U$S 10.

 

Por: Elizabeth Pérez

Op: Juan Llarena

Los comentarios están cerrados.