Este miércoles, el Ministerio Público Fiscal (MPF) presentó un balance del año, con una serie de estadísticas sobre lo realizado en el año por las distintas Unidades Fiscales. La presentación estuvo a cargo del fiscal General de la Corte, Eduardo Quattropani.

Entre los números que se pusieron sobre la mesa, uno de los que llama la atención y alarma es el referidos a delitos contra la integridad de menores de edad, que se canalizan a través de la UFI ANIVI.

Los datos comparativos entre 2021 y 2022 muestran un notable crecimiento. En este sentido, hubo un aumento de más del doble en las condenas comparando ambos periodos: pasó de 114 condenas en 2021  a 280 en 2022. Cabe destacar que el año pasado hubo 570 casos y 702, en 2022.

De la mano, se duplicaron las condenas efectivas: en 2021 hubo 42, mientras que 94 en 2022 con pena tras las rejas. Por su parte, los datos de las condenas condicionales (sin encierro) crecieron más del triple, ya que hubo 72 en 2021, mientras que en el 2022 se registraron 186.

Con respecto a las condenas que se efectuaron hasta la fecha, desde el MPF informaron que totalizan el 39% del total de los Legajos y aseguraron que se trata de una “eficiencia en el manejo de las mismas”.

En otro apartado, mencionaron las medidas coercitivas que se dieron durante los procesos, hay 225 en trámite, 27 con prisión preventiva (vigente) y 198 con medidas de protección en general (vigentes). Además, explicaron que en la categoría Trámite, “están incluidos aquellos cuyos imputados han sido declarados rebeldes, causas con acusaciones presentadas, otras con fecha fijada para juicios abreviados y comunes como así también con fecha para que se declare el sobreseimiento”.

        S