El saldo fueron vidrios rotos, pasajeros que debieron esperar por otra unidad y un susto más que considerable. En la tarde de este sábado, un colectivo de la Línea 207 fue apedreado mientras realizaba su recorrido habitual en calle San Miguel, a 30 metros al Sur de Agustín Gómez, límite de Pocito con Rawson.

Fuentes policiales indicaron que no hubo que lamentar heridos, aunque el chofer del colectivo fue el que se expuso al riesgo mayor. La ventanilla lateral se desgranó, mientras que el parabrisas también se rompió por piedras.

Este tipo de ataque ocurre periodicamente en distintos puntos de la ciudad y alrededores. El más reciente, que tomó notoriedad pública- fue el de 3 colectivos de larga distancia que fueron atacados en Caucete.