Moody’s le sugirió al Gobierno que otorgue «algo concreto de qué se acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI)» debido a que en dos años no lo ha hecho, al tiempo que consideró que el país «va a tener que reestructurar deuda, no hay ninguna duda”.

“Tiene que haber algo concreto de que se acordó con el FMI, pasaron dos años y seguimos en la espera”, reclamó Gabriel Torres, vicepresidente y analista senior de la calificadora para Argentina.

Sobre la postura del mercado local ante un acuerdo entre las dos partes, opinó que «va a intentar mirar el acuerdo como una forma de plan de largo plazo y ver si le creen o no al país”.

Desde su punto de vista, la clave para Argentina «es que se hagan metas más o menos cumplibles” y que en caso de cumplirlas, el mercado tendrá «una perspectiva muy positiva», lo cual será importante ya que “si Argentina no vuelve al mercado, entra al default”.

La visión de Torres va en línea con el escenario que prevé la calificadora para Argentina tras cerrar un acuerdo con el organismo de crédito internacional.

En 21 posibles escalones, la calificación de Moody’s para el país se encuentra en el número 20 de mayor riesgo.

La calificación que le otorga la agencia es de C-A, es decir que para un inversor, la Argentina tiene altas posibilidades de default.

En cuanto al diagnóstico, la calificadora señala como un problema la falta de confianza y las pocas definiciones sobre las políticas fiscales y monetarias que el Gobierno lleva adelante.

Op: Rosales Zamira