Moyano mantiene presión sobre Massa por salarios

El camionero se comunicó el viernes con el ministro para reclamarle de nuevo por la universalización de las asignaciones familiares.

16

Horas antes del fin de semana de Navidad, Pablo Moyano tuvo una conversación telefónica con Sergio Massa en la que abundaron los reclamos y los reproches. El cotitular de la CGT le recriminó al ministro de Economía por la falta de implementación de dos medidas que le había pedido en numerosas oportunidades: la universalización de las asignaciones familiares y un alivio generalizado en el pago de Ganancias sobre el aguinaldo de fin de año. El funcionario no dio pistas de eventuales anuncios en las próximas horas.

La charla se concretó el viernes y giró sobre los mismos puntos que planteó el gremialista de forma unitaria y como referente del Frente Sindical por el Modelo Nacional (Fresimona). El resultado fue áspero a pesar de que en público el hijo mayor de Hugo Moyano se ocupó en los últimos meses de enunciar su apoyo a Massa y a Alberto Fernández. La tensión en la conversación tiene como una de sus aristas el alineamiento del camionero al kirchnerismo.

Las exigencias de Moyano al Gobierno están en sintonía con los puntos enumerados por Cristina de Kirchner respecto de la política de ingresos. En ambos casos hubo insistencia por la aplicación de una suma fija incorporada a los salarios como mecanismo para impulsar una recuperación general del poder adquisitivo de los trabajadores. La propuesta quedó reducida por el equipo económico a un bono de 24 mil pesos por única vez, no remunerativo, sobre los salarios inferiores a 185 mil pesos.

Los otros ítems demandados por el camionero son la extensión a todos los asalariados del cobro de asignaciones familiares (en la actualidad lo perciben 2,5 millones de un total de 6 millones de empleados en relación de dependencia) y la exención de Ganancias sobre el aguinaldo. Respecto de este último rubro, la presión de los Moyano logró que una parte sustantiva de los trabajadores afiliados al gremio de choferes quedara a salvo del peso de ese gravamen al incorporarse en el Presupuesto 2023 un capítulo con exenciones para el personal abocado a servicios de larga distancia.

Aunque existe una relación cordial con Massa en los últimos años, Pablo Moyano se mostró inflexible con el ministro y su equipo desde que asumió en Economía. Su primer señalamiento fue contra el secretario de Comercio, Matías Tombolini, a quien el camionero cuestionó en duros términos por una declaración en la que supuestamente minimizaba los efectos de la inflación, y por su afán en el abastecimiento regular de figuritas del Mundial de fútbol.

A diferencia del grueso de la CGT, que apuesta por una candidatura presidencial de Massa o de un gobernador peronista, el hijo de Hugo Moyano había cifrado sus expectativas en los movimientos electorales de Cristina de Kirchner. Esa intención chocó contra el anuncio de la propia vicepresidenta de que el año próximo no será candidata “a nada” luego de la sentencia en su contra a seis años de prisión e inhabilitación perpetua para el ejercicio de cargos públicos en la causa Vialidad.

FUENTE: ÁMBITO

OPERADOR: ANA PAULA CARRASCO

Los comentarios están cerrados.