Mercosur: la Argentina se manifestó en contra del tratado de libre comercio que Uruguay pretende firmar con China

Sin hacer referencia de manera directa al posible acuerdo, el canciller Santiago Cafiero sostuvo que modernizar el grupo “no implica disgregar al bloque y la toma de decisiones unilaterales”.

En el marco del último encuentro de cancilleres del Mercosur, el ministro de Relaciones Exteriores de la Argentina, Santiago Cafiero, se mostró este miércoles en contra de un posible Tratado de Libre Comercio que Uruguay busca firmar de manera unilateral con China y advirtió sobre “el perjuicio que cualquier ruptura del consenso puede acarrear”.

Fue durante la LX Reunión ordinaria del Consejo del Mercado Común, que se realizó en la ciudad de Luque, Paraguay, donde los representantes de las cuatro naciones que integran el grupo comenzaron a debatir los temas que luego sus respectivos presidentes analizarán en la Cumbre de Mandatarios, prevista para este jueves.

En ese encuentro, el funcionario argentino no hizo mención directa al acuerdo en cuestión, pero remarcó que una ruptura del bloque generaría que los países que lo conforman sean “más débiles” y tebdrían “menos músculo para enfrentar los cambios en las formas de producción y el comercio”.

“En un planeta ya no solo regionalizado sino fragmentado, con proyecciones de crecimiento a la baja de todos los organismos internacionales, con serios problemas de desigualdad e incluso hambruna, ¿alguien puede imaginar con el corazón en la mano que vivirá mejor sin sus vecinos y hermanos? ¿Acaso existe algún estudio serio que demuestre la ventaja de emprender caminos en solitario sobre la regla de oro del consenso en la que se basa este bloque?”, afirmó Cafiero.

En este sentido, el canciller aseguró que está “dispuesto a dar esta discusión”, pero resaltó que “las soluciones deben ser creativas, adaptadas a la etapa en la que vivimos y tomando en cuenta” las “diferentes opiniones y estructuras” de los miembros del grupo.

“No me refiero sólo a la conveniencia de una u otra relación con terceros países o bloques. También hablo del perjuicio que cualquier ruptura del consenso puede acarrear sobre la suerte cotidiana de nuestros cuatro pueblos, conectados por lazos culturales, sociales, comerciales, turísticos, financieros y productivos”, agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores también cuestionó a “lgunos usan el término ‘modernizar’” y señaló que para la Argentina eso “no implica disgregar al bloque y la toma de decisiones unilaterales, sino asumir la responsabilidad de transformar y profundizar el proceso de integración”.

“Para nosotros modernizar es trabajar con nuevas herramientas dentro y no fuera del proceso de integración: tenemos paz, tenemos alimentos, tenemos energía, tenemos capacidades científico tecnológicas y tenemos a nuestra gente, a nuestras empresas y a nuestras culturas profundamente conectadas. Se trata de una plataforma de carne y hueso que no podemos desaprovechar”, sostuvo Cafiero ante la mirada del canciller uruguayo, Francisco Bustillo, también presente en la sala.

De acuerdo con lo que se pudo averiguar, la postura del ministro argentino es la misma que la de sus pares de Paraguay y de Brasil, quienes consideran que el Tratado de Libre Comercio con China va en contra de una de las reglas básicas del grupo sudamericano, que dicta que cualquier tipo de negociación con terceros países o bloques debe incluir a los cuatro miembros.

El año pasado, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, manifestó en un encuentro de mandatarios que el Mercosur “no puede ser un lastre” y anticipó que su adminitración no iba a permitir “que sea un corset” para su nación.

Esto generó un cruce con el jefe de Estado argentino, Alberto Fernández, que le respondió en esa misma reunión que no pretende “ser una carga para nadie”. Según precisaron diferentes fuentes a este medio, ni la Argentina ni Brasil ni Paraguay están dispuestos a que el bloque se rompa.

“El futuro del Mercosur está ligado a la profundización de su agenda interna y a la adecuada proyección a nivel internacional. El mundo está atravesando un cambio profundo. La transformación de las cadenas globales de valor y las dificultades logísticas -primero en pandemia y ahora con una guerra que se libra en Europa pero impacta en todo el mundo- demandan, en nuestra opinión, un proceso más franco, más decidido y más profundo de integración”, ceró Cafiero este miércoles.

Fuente: INFOBAE

Por: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.