Nuevo Gabinete: buscan aceitar vínculo con el agro e incentivar liquidación

Massa ya tuvo un primer gesto al establecer contacto con Nicolás Pino, presidente de la SRA. Además, tiene una relación fluida con las empresas agroexportadoras. Hoy entra en vigencia el régimen especial para acelerar ventas de soja.

Esta semana se inicia formalmente la era de Sergio Massa al mando del ministerio de Economía, Producción y Agricultura, con un desafío fundamental: incentivar la liquidación de divisas por parte del campo y cerrar así el bimestre agosto- septiembre con acumulación de reservas. Para ello, uno de los retos será también recomponer la relación del Gobierno con el campo. Lo cierto es que Massa ya tuvo un primer gesto, y vía Whatsapp estableció contacto con el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino.

Es por ello que la Mesa de Enlace aguarda expectante la llamada al diálogo para, un vez más, pedir el cese de intervención del Gobierno en los mercados agroexportadores, fundamentalmente en el de la carne. Al mismo tiempo, como antecedente positivo, según señalan en el sector, Massa tiene un muy buen diálogo con los líderes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), cónclave que incluso nació con un fuerte incentivo del por entonces presidente de la Cámara de Diputados. El tigrense también tendría una estrecha relación con las empresas agroexportadoras quienes verían con buenos ojos su llegada para comandar la economía y eso también podría incentivar una liquidación más veloz de las divisas del campo, un dato para nada menor.

No es una novedad que desde hace largo tiempo el ahora ex ministerio de Agricultura dejó de tener injerencia en temas estructurales del sector y pasó a ser un órgano de perfil más técnico y político. Es por eso que al pasar a una misma órbita con Economía y Producción se espera que haya una mayor articulación entre las tres áreas y se despejen contradicciones y trascendidos respecto a la posible suba de retenciones o una mayor intervención de los mercados agroexpotadores.

En definitiva, agosto parece ser el mes bisagra para la economía argentina. Es que además de la asunción de Massa también comenzará a estar disponible a partir de este lunes el régimen especial mediante el cual los productores agropecuarios que vendan soja podrán convertir el 30% al valor del dólar ahorro. Una medida con la que el Gobierno confía que ingresarán al menos u$s2.500 millones extras y que lograría una liquidación total de alrededor de u$s4.000 millones. En este contexto, antes de cualquier especulación el superministro buscará mostrar una hoja de ruta que les confiera seguridad a los productores agropecuarios de que en el horizonte próximo no habrá una devaluación brusca.

Los datos oficiales muestran que actualmente quedan en manos del sector primario alrededor de 22 millones de toneladas de soja de la campaña 2021/22 valuadas en alrededor de u$14.000 millones. Esas divisas justamente serán fundamentales para que en los próximos meses el BCRA logre acumular reservas en un contexto de menor demanda de energía y por ende de menos importaciones. En julio la liquidación habría rondado los u$s2.900 millones, un cifra para nada despreciable pero que no alcanzó para compensar la fuerte demanda de divisas por la importación de energía. La revancha se iniciaría a partir de esta semana.

Entre las medidas que se espera que anuncie el nuevo ministro habría un capítulo especial para el campo, según se especula por estas horas, con especial foco en dar previsibilidad. En un inicio se evaluaría la reacción del campo respecto a la nueva hoja de ruta que establecería el ministro y el impacto de la puesta en marchar del régimen especial para incentivar la liquidación de divisas. Comienza una era de definiciones.

FUENTE: ÁMBITO

OPERADOR: ANA PAULA CARRASCO

Los comentarios están cerrados.