Para la reinserción social, talleres ocupacionales

0
52

Gracias a la formación en distintos oficios, integrantes de las comunidades terapéuticas acceden a más posibilidades de alcanzar proyectos de vida saludables.

Talleres ocupacionales como herramientas de reinserción social

El Estado cumple un rol fundamental en la contención y acompañamiento durante el proceso de rehabilitación y posterior reinserción social de todas aquellas personas en situación de vulnerabilidad debido a los consumos problemáticos. Por este motivo, el Gobierno implementa diferentes políticas públicas como respuesta a esta dificultad social.

En San Juan, es el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, a través de la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, quien persigue ese objetivo de asistencia e inclusión. Para eso, cuenta con dos comunidades terapéuticas en donde chicos y chicas reciben asistencia, psicológica, psiquiátrica y se trabaja en la reinserción social de cada uno de los integrantes, acompañando desde el primer momento.

El fin de esta rehabilitación es que cada una de estas personas alcance una mejor calidad de vida. En ese sentido, una de ellas es la integración social por medio de diversos talleres, como panificación, manipulación de alimentos, elaboración de conservas, computación, carpintería y música. Estas constituyen instrumentos en su correcto regreso a la comunidad.

Así es el caso de Pedro, integrante de la comunidad Proyecto Juan, quien, gracias a los conocimientos adquiridos, encontró un oficio y una posible salida laboral una vez que finalice su tratamiento. Es el propio joven quien cuenta su historia y cuál es la actividad que realiza habitualmente. “Gracias a todo lo que aprendí ahora me encargo de elaborar pre pizzas, budines, donas y supremas. Debo reconocer que ingresé sin saber sobre el tema y con el taller de cocina nos ayudaron mucho».

«Ahora principalmente preparo supremas para vender. Yo me siento muy acompañado, por los operadores, directivos y también de mi familia, siempre estuvieron y eso ayuda bastante porque nunca me sentí solo. Tengo una hija que es el motor que me impulsa a cambiar. Mi objetivo es ella, es ser una papá sano y presente para ella”, comentó emocionado mientras recuerda a su pequeña.

“Realizamos otro tipo de actividades también, como pintar, aprender música y ahora carpintería. Disfruto mucho todo lo que aprendemos porque estoy convencido de que lo podremos aplicar en el futuro como salida laboral”, agregó Pedro.

Al mismo tiempo, agradeció la contención que recibe en Proyecto Juan, lugar donde reside desde hace cinco meses “me he sentido muy bien, el trato es perfecto. Aquí te sentís acompañado, nos escuchan y ayudan siempre. Además, mis compañeros son muy importantes, tenemos un grupo muy unido donde siempre nos ayudamos en todo”.

Otra historia de superación es la de Matías, quien se encuentra transitando una de las últimas fases en su tratamiento y ya sueña con un futuro mejor. “Entré muy mal, no tenía relación ni contacto con mi entorno, estaba perdido, pero levanté muchísimo. Ahora mi relación con mi familia está muy bien, hablo todo el tiempo con mi mamá y mis hermanas. Me ayudan bastante como también todo el personal que nos acompaña, eso hace que me sienta bien”.

“Desde que llegué hago prepizzas y cosas dulces, que me enseñó un compañero que se encontraba acá. Mi mamá tiene un kiosco de barrio, entonces ella se lleva todo lo que elaboro y lo vende allá. Cada día hago más porque los pedidos siguen creciendo. Todo eso me enseñó que hay otro camino y que yo también puedo si me lo propongo”, cerró Matías.

Es importante destacar que, cada uno de los programas y talleres dispuestos para los integrantes de las comunidades Proyecto juan, María del Carmen y del Centro San Benito, tiene como objetivo que toda persona bajo la contención del Estado debido a esta problemática, pueda establecer una red de contención con su familia y su entorno, que recupere hábitos de recreación saludables y una orientación hacia la reinserción social, con un proyecto de vida sano.

OPERADOR: EUGENIA VILA