Los concejales rawsinos emprendieron una nueva embestida contra el intendente Rubén García. Ahora lo denunciaron penalmente por presuntas irregularidades en dos causas que generaron polémica: la contratación de la empresa de un familiar directo de un funcionario y la licitación  para la  construcción de los nichos del Cementerio San Miguel.

Los delitos que se piden investigar son los de Defraudación al Estado, Abuso de Autoridad y Violación de los Deberes de Funcionario Público, Fraude a la Administración Pública y Negociaciones incompatibles con el Ejercicio de la Función Pública (este último en el caso de las contrataciones a empresas de familiares de funcionarios).

Las dos denuncias se presentaron en la UFI Delitos Especiales en la mañana de hoy.

Los ediles  decidieron avanzar después de que en la interpelación realizada en noviembre el jefe comunal diera “respuestas esquivas y no presentara documentación”, según dijo el presidente de la Comisión Investigadora, el concejal Fabián Olguín. “Nosotros mismos fuimos al cementerio y corroboramos las irregularidades”, agregó.

La primera polémica se desató este año cuando en el balance de cuentas del 2020 se encontró que quien en ese momento era secretario de Gobierno, Elías Robert, realizó compras a un negocio a nombre de su madre.

Poco después, los concejales pidieron explicaciones por la licitación para la construcción de 890 nichos por la suma de poco más de 9 millones de pesos a la empresa. En la inspección que se realizó en el cementerio San Miguel se constató que se pagó el monto total, pero sólo 350 fueron edificados.