Residencia de Cardiología, especialista en el cuidado del corazón

0
61

En el Hospital Rawson los residentes se forman en el tratamiento integral del paciente cardiovascular.

El cardiólogo es un médico especializado en la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades cardiovasculares en las diferentes etapas de la vida.

La residencia de Cardiología del Hospital Rawson forma especialistas con conocimientos y destrezas para la atención integral del paciente cardiópata, tanto en la práctica ambulatoria como en la internación, bajo los conocimientos metodológicos científicos de la medicina de alta complejidad.

Actualmente, la residencia de Cardiología del Hospital Rawson está formando a cinco profesionales (dos en primer año, dos en segundo año y uno en cuarto año), y la Dra. Karin Vanesa Aguilera finaliza este año su especialización.

Stella Maris Tejada Balmaceda, jefa de residencia, explica sobre el funcionamiento de la formación en Cardiología del Hospital Rawson.

– ¿Cómo es el programa de formación de Cardiología?

-Nuestro programa de formación se basa en formar profesionales debidamente capacitados para la resolución de los principales cuadros clínicos cardiovasculares, cuenta con rotaciones durante el primer año por los servicios de Clínica Médica (10 meses) y Terapia Intensiva de adultos (2 meses). A partir del segundo año se inicia la formación cardiológica en sí, con rotaciones internas por nuestro servicio: Unidad de Cuidados Intensivos Cardiovasculares UCIC (para el manejo del paciente crítico en las diferentes urgencias cardiológicas), Ergometría, Ecocardiografía y doppler vascular, Hemodinamia, Recuperación de Cirugía Cardiovascular, Consultorios externos, Consultorio de cardiopatía congénitas del adulto, Registros Gráficos (MAPA y Holter), Imágenes cardiacas (Resonancia cardiaca y Tomografía aorto-coronaria multicorte), Departamento de Arritmias y Electrofisiología, y también se realiza una rotación externa electiva en instituciones Nacionales o Internacionales para profundizar conocimientos y habilidades que el residente desee para una futura formación de post grado o fellows.

La actividad diaria del residente se realiza de lunes a viernes de 8 a 17 horas, habiendo ocasiones en la que se extiende dicho horario al realizar procedimientos invasivos e ingresos, los días sábados y domingos se realiza la guardia designada, con seguimiento por parte del residente de cuarto año y el jefe de residente los días sábados. Se llevan a cabo clases diarias con la colaboración de todo el Staff de profesionales desde nuestro Jefe de Servicio, el Instructor de Residencia, el Coordinador de Residencia y demás especialistas, cumpliendo con el programa anual; se hacen ateneos semanales los días miércoles; se realiza además el Curso de Actualización Cardiológica dictado por la Federación Argentina de Cardiología (FAC), siendo nuestra residencia centro formador FAC. Este año se agregó a la formación el curso trienal de FAC dictado por la Sociedad de Cardiología de la Provincia de Córdoba”.

Con respecto a la cantidad de guardias designadas, todos los residentes realizan 6 guardias mensuales en Unidad Coronaria, bajo la supervisión continua del Staff de Médicos de Guardias, ya que contamos con tres cardiólogos de guardia por día.

-¿Cómo es la vivencia y desafíos para un residente de Cardiología?

-Al inicio es un desafío para todos, desde los residentes ingresantes, los residentes superiores, el jefe de residentes, el instructor y el coordinador de residencia, ya que año a año se va actualizando el grupo de trabajo sumando más colegas con diferentes perspectivas personales. Como en todo ámbito laboral se inicia la convivencia, brindando la contención adecuada para que el ambiente sea el más propicio para la formación de los diferentes profesionales. Las tareas que deben aprender los residentes de segundo año, que es cuando llegan al servicio, son muchas pero no imposibles de cumplir, con el respaldo de los residentes de tercero y cuarto año para que todo el grupo crezca progresivamente.

También se fomentan las actividades de camaradería con viajes y asistencia a congresos provinciales y nacionales, lamentablemente en época de pandemia se han disminuido las actividades presenciales, pero se implementaron, como en todos los sitios, actividades virtuales para continuar en contacto con los demás residentes de Cardiología”.

-¿Cómo están viviendo la situación del Covid-19 en el servicio?

-Se vivió con incertidumbre, temores, pero sin dejar de trabajar en conjunto con los profesionales de Terapia Intensiva de Adultos, ya que fuimos designados para cubrir guardias en COVID crítico como parte de la formación en pandemia, también compartiendo parte de nuestro servicio con Terapia intensiva no COVID. Se produjo un descenso en las tareas asistenciales de consultorios externos, por la necesidad de cubrir las áreas críticas. Fueron meses difíciles, vimos como nuestros pacientes evolucionaban tórpidamente por temor a la consulta precoz, algo que es de suma importancia para las enfermedades cardiovasculares, se dejó de lado las rotaciones y todo lo inherente a la formación de especialidad para centrarnos en la situación epidemiológica. Actualmente se empezó a retomar gran parte de las actividades, intensificando los protocolos para diagnosticar casos de COVID en pacientes que ingresan de forma programada y/o urgencia a nuestro servicio”.

-¿Por qué elegiste la Cardiología?

-Porque fue una de las especialidades que más me gustaban durante mi formación en la Facultad.

-¿Qué te impulsó a ser Jefa de residencia?

-Un desafío personal, ya que esta nueva responsabilidad me permitiría continuar con la formación como profesional, poder transmitir los conocimientos adquiridos, coordinar un grupo de colegas, y fortalecer los puntos débiles, día a día se aprende, nunca cesan los escenarios de enseñanza como profesional y para todo el grupo en conjunto. El sentido de pertenencia de la residencia que se va gestando con los años te da el deber de devolver en parte todo lo que se te brindó en el comienzo de tu carrera”.

-¿Qué valoración le das a la formación de la residencia del Hospital Rawson?

-El régimen de Residencia es el más importante al que un profesional debe acceder, te capacita para resolver cualquier escenario clínico. Nuestra institución es de primer nivel en la provincia, nivel A, con la posibilidad de brindar resolución a cualquier cuadro clínico cardiovascular, de manera invasiva (percutánea o quirúrgica), o no invasiva (Resonancia y Tomografía). Es el único nosocomio público que cuenta con la determinación de biomarcadores específicos (troponina ultrasensible, NT proBNP), de suma importancia para nuestra especialidad para toma de conducta precoz y adecuada con cada paciente. Por lo tanto, tener la posibilidad de acceder a la residencia en el Hospital Público Descentralizado Dr. Guillermo Rawson, es un logro que garantiza una formación sólida en Cardiología”.

-¿Cuáles son tus proyectos al finalizar la jefatura de residencia?

-Mi objetivo es quedarme en el servicio, mi lugar, donde pasé todas las horas de formación, ser parte del Staff de médicos de seguimiento, continuar con el consultorio de seguimiento pre y post operatorio de los pacientes que son sometidos a cirugía cardiovascular. Contamos con el respaldo de nuestros jefes, quienes priorizan a los profesionales formados en el hospital y los motivan para que se queden en el servicio.

OP: Mariana Gómez