Familiares pidieron justicia a nueve años de la explosión que causó 22 muertes en Rosario

El único condenado fue el gasista; el personal de la concesionaria Litoral Gas y la administración del consorcio fueron absueltos.

Familiares y sobrevivientes de la explosión del edificio ubicado en Salta 2141, que provocó la muerte de 22 personas en Rosario y más de 60 heridos, reclamaron hoy justicia por las víctimas, al cumplirse nueve años de la tragedia.

En junio de 2019 un tribunal condenó al gasista que trabajó esos días en el lugar a cuatro años de prisión por el delito de «estrago culposo agravado» y absolvió por falta de pruebas a los 10 acusados restantes; entre ellos personal de la concesionaria Litoral Gas, miembros de la administración del consorcio y el ayudante del gasista.

“Somos nosotros los que no abandonaremos. Salta no olvida, ni perdona», dijo Alicia Vidal, madre de Maximiliano Fornarese, uno de los fallecidos. «Cada seis, de cada mes, de cada año estaremos acá firmes. Muchos o un puñaditos, pero presentes para recordarlos y para renovar nuestros votos de justicia y memoria por ellos», aseguró la mujer.

Como representante de los familiares, Vidal leyó un texto en el que sostuvo que “familiares y amigos quedamos con la tristeza y el desconsuelo de haberlos perdido de una forma cruel, por la negligencia, el abandono y la corrupción”.

En una parte del texto les hablaron a los fallecidos: “Perdón a ustedes. Perdón por la justicia que tenemos en nuestro país, justicia que nos golpeó a favor del poder y la corrupción, que no pudo darnos respuesta, asegurándonos no haber pruebas suficiente para condenar a los responsables de sus muertes”. «¿Qué necesitaba la Justicia para encontrar responsables? ¿Qué explotara toda la ciudad?», preguntaron los presentes.

El acto recordatorio se inició a las 8.15 con el izamiento de la insignia nacional en el Monumento a la Bandera, desde donde 22 bomberos y 22 corredores partieron en marcha hasta Salta al 2141, donde hoy está el terreno en el que se levantó el edificio siniestrado en 2013 con una placa en la que se lee: «Aquí se apagaron 22 vidas inocentes».

Nora Guiraudo, mamá de Maximiliano Vesco, que también murió en la explosión, leyó los nombres de los fallecidos y los participantes del acto acompañaron al grito de “presente”.

Transformados en asociación civil, un grupo de familiares consiguió la expropiación del predio y ahora aguarda la construcción de la sede de un instituto de música y de un memorial que recuerde el suceso y dé albergue a la organización.

A las 9.38, hora de la explosión, sonaron las sirenas de los bomberos tras un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas.

Luego la cantante local Cecilia Petrocelli brindó una versión de la canción “Rezo por vos”, de Charly Garcia.

Tras un número musical, la presidenta de la asociación civil Salta 2141, Marcela Nissoria, cerró el acto con una serie de agradecimientos, entre los cuales dedicó uno a la fiscal que investigó el hecho, Graciela Arguelles, fallecida en enero pasado.

“Graciela fue esa persona que siempre nos atendía, que nos tenía paciencia, estábamos orgullosos de su trabajo. Tuvo que vivir muchas cosas Graciela, y creo que el fallo de Salta no le vino nada bien para su salud”, señaló Nissoria, para agregar que “más que una fiscal fue una amiga”.

El hijo de la fiscal, el periodista Hernán Funes, quien condujo el acto, recordó que su madre “estaba convencida de que esto fue un Cromañón o un Once (por el siniestro ferroviario), sentía que era una gran injusticia”.

El fallo de primera instancia que condenó al gasista Carlos García y absolvió al resto de los procesados fue ratificado en 2020 por un tribunal de segunda instancia, y la Corte Suprema provincial rechazó un recurso de queja.

A nueve años de la tragedia, sólo la querella particular de los familiares de una víctima continúa con un recurso ante el máximo tribunal nacional.

FUENTE: PÁGINA 12

OPERADOR: ANA PAULA CARRASCO

Los comentarios están cerrados.