Thomsen pidió “disculpas” y dijo que “jamás” tuvo “intenciones de matar”

9

El rugbier pidió declarar luego de escuchar a su madre en el juicio.

Máximo Thomsen, uno de los acusados del crimen de Fernando Báez Sosa, pidió esta tarde declarar en el juicio por el caso, pidió “disculpas” y aseguró que él “jamás” tuvo “intenciones de matar a alguien”.

“Quiero pedir disculpas principalmente porque jamás, jamás en la vida se me hubiese ocurrido tener intenciones de matar a alguien. Yo jamás en la vida tuve esa intención y quiero pedir disculpas”, sostuvo el rugbier ante el Tribunal Oral en l0o Criminal (TOC) 1 de Dolores, a cargo del debate.

Entre lágrimas, el rugbier acusado de pegarle la patada mortal a Fernando Báez Sosa, manifestó: “Escuché varias cosas sobre mí varios años. No reconocía porque generaban tanto odio hacia mi persona, yo jamás en la vida tendría esa intención”.

“Es algo que nunca en la vida hubiese buscado. Jamás en la vida hubiese sido mi intención. Quería hoy en este lugar dar la realidad de lo que pasó eso día, esa noche”, completó.

Sobre cuándo se enteró del crimen, contó: “Al otro día supe lo que había pasado. Cuando estábamos todo en el piso (la policía) nos dice: “¿Ustedes saben por qué están acá? Ustedes mataron un pibe”. Ahí me empezó a dar vueltas todo en la cabeza y me puse a vomitar, pero yo hasta el día siguiente no lo creía, mi cabeza no lo podía procesar porque yo no lo entendía”.

El fiscal Gustavo García interrogó a Thomsen:

-¿Dónde estaba parado cuando se inició la pelea?

-Por lo que vi en los videos caminando con alguno de mis amigos. Tuve que mirar los videos porque por el alcohol y la asfixia (en referencia a la llave inmovilizadora que le practicaron los patovicas para expulsarlo de Le Brique) no recordaba. Miré para el costado y vi un grupo grande de chicos como que se iban a enfrentar con mis amigos. Cuando llego a la ronda y, se abre, siento un golpe en la cara.

-¿Usted pudo ver quien pego y a quien primero?

-No voy a responder eso porque corresponde a otra persona.

Por:: Graciela Herrera

Los comentarios están cerrados.