Quienes antecedieron como oradores a Uñac, le valoraron la visión que tuvo de darle un impulso a la Vuelta a San Juan. Un evento de alto impacto social en la provincia pudiera tener otro vuelo.

El gobernador agarró el guante y recordó aquellas épocas que para organizar la carrera había que juntar plata para los premios.

“Creí desde el minuto cero que el deporte debía ser una obligación del Estado para construir sociedad. La que soñé ha sido superado por la realidad”, dijo Uñac.

“Entre todos, entre quienes creímos en serio y no nos servimos del deporte, hemos ganado una batalla cultural importante” agregó.

Además indicó que “el Estado puede brindar seguridad, educación y también asegurar la práctica deportiva para todos”, y que “el deporte nos permite vivir mejor, el deporte aumenta la actividad económica”.

“El mundo pone los ojos en San Juan, porque los mejores del mundo vienen a San Juan”, apuntó sobre el nivel de la Vuelta.