Vecinos de Rivadavia impiden audiencia pública para la construcción de estación de servicio

La audiencia pública prevista para discutir la construcción de una estación de servicio en Rivadavia se vio interrumpida por vecinos del barrio privado Ayres del Libertador, quienes exigieron su anulación debido a supuestas irregularidades y falta de información clara por parte de la empresa promotora. El encuentro, que se llevó a cabo en una confitería del departamento, se tornó conflictivo desde el principio, marcado por gritos y serias acusaciones.

 

 

Un grupo de alrededor de 25 vecinos del barrio privado Ayres del Libertador se presentó en la audiencia y solicitó la anulación del evento. Alegaron que la empresa había intentado engañarlos al presentar planos que no coincidían con los del expediente, y acusaron a la Secretaría de Ambiente de complicidad en esta supuesta maniobra. Los vecinos expresaron su descontento firmando un acta en la que exigían la anulación de la audiencia.

 

Laura Caravello, una de las vecinas presentes, declaró: «Estamos enojados porque hoy nos están presentando un proyecto que no está adjunto en el expediente que fue mostrado a todos los vecinos. Lo que han venido a mostrar no es lo que luego van a construir . Ese es el motivo por el que damos por nula esta audiencia».

 

Además, manifestó su preocupación por la ubicación propuesta para la estación de servicio, ya que se encuentra en una zona de barrios cerrados con una urbanización deficiente. En caso de un accidente, argumentó que estarían literalmente atrapados, lo que representaría un riesgo para la salud de los residentes y sus hijos. También señaló que la estación de servicio podría afectar una plaza cercana donde juegan niños y generar emisiones de gases tóxicos. Además, prevé que la construcción generará congestión de tráfico debido a la falta de accesibilidad y limitará el suministro de agua potable, que ya es insuficiente.

 

Caravello cuestionó la necesidad de construir una nueva estación de servicio a tan solo 150 metros de otra ya existente y argumentó que esta obra solo beneficiaría a unos pocos mientras perjudicaría a cientos de familias. También criticó la elección del día y la hora de la audiencia, ya que muchos vecinos no podían asistir debido a compromisos laborales.

 

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Expendedores de Combustibles, Analía Salguero, sugirió que la irritación de los vecinos se debía a la falta de información adecuada y que la estación de servicio propuesta no causaría cambios significativos en sus vidas, ya que no Estaba previsto que así fuera.

 

Se intentó obtener comentarios de los representantes de la Secretaría de Estado de Ambiente presentes en el evento, así como del presidente del Concejo Deliberante de Rivadavia, Juan Cruz Córdoba, pero ninguno de ellos respondió a las consultas de este medio. La controversia en torno a este proyecto de estación de servicio en Rivadavia parece estar lejos de resolverse, y la anulación de la audiencia pública marca un obstáculo importante en su desarrollo.

Los comentarios están cerrados.